Argelia en la encrucijada: dictadura o democracia. Entrevista con Mehdi Abbas Allalou

Reportaje y entrevista de Marina García Rico

Argelia, el país de mayor superficie de África, se asoma al Mediterráneo cuya mayor parte está ocupada por el desierto del Sahara, unas arenas fértiles en recursos naturales que convierten a Argelia en uno de los países con mayores reservas de petróleo y gas, la despensa de Europa. Los combustibles fósiles son su principal fuente de riqueza, también posee otras importantes materias naturales como el hierro, zinc, plata, cobre y fosfatos.

La oposición política al régimen de Abdelaziz Buteflika cada vez con más éxito realizan manifestaciones y protestas públicas, enfrentándose al férreo control del régimen. Los dirigentes de los principales partidos opositores argelinos y personalidades reconocidas en el país se unen en una presión incesante para pedir un cambio del régimen político mediante una transición democrática.

Uno de los datos más relevantes es que los jóvenes menores de 25 años, que son prácticamente la mitad de la población, rechazan la perpetuación de la actual clase política y especialmente del presidente Buteflika que, con 78 años, enfermo, desparecido de la opinión pública, está incapacitado para ejercer el poder si no es con el autoritarismo y el presunto fraude electoral.

Mehdi Abbas Allaolou, secretario general del Partido de los Centristas de Argelia

Mehdi Abbas Allalou nació el 19 de julio 1952 Hussein-Dey (Argel). Está Casado, es padre de cinco hijos y abuelo de tres nietos. Estudió en las escuelas del barrio y luego en el Liceo Amara Rachid, Ben Aknoun (Argel).

La guerra de los Seis Días en 1967 inició su interés por la política, y en 1969 participa en la oposición estudiantil de la educación secundaria contra la idea de partido único y para un pluralismo político.

De 1970 a 1973 estudia informática y es uno de los primeros analistas informáticos en Argelia.

De 1973 a 1980, trabajó en varias instituciones, y fue jefe de estudios y de medios en el Ministerio de Comercio, y profesor de informática la Cámara de Comercio. En 1988 fue nombrado secretario general del Comité Central del Arbitraje a la Federación Argelina de Fútbol.

En Octubre de 1988 los acontecimientos cambiaron todo y comenzaron a verse signos de un cambio político. En diciembre de 1989 crea con un grupo de intelectuales la Asociación Popular para la Unidad y la Acción, un partido político.

La Asociación Popular para la Unidad y la Acción estuvo presente en la escena nacional e internacional, lo que le permitió disponer de una amplia visión de la política. Apoyó y defendió a Kuwait durante la ocupación iraquí y fue el único partido en Argelia que condenó a Saddam Hussein convirtiéndose por ello en una voz claramente audible en el mundo árabe.

La asociación organizaba campamentos de verano para los jóvenes, y numerosos seminarios, incluyendo el Club des Pins, el 26 de noviembre 1991, en presencia de un gran grupo de científicos. En el plano social, la APUA financiaba los centros de ancianos en los meses de Ramadán, así como los hospitales infantiles. La Asamblea emitió dos periódicos, el Minbar en árabe y la Tribune.

El 6 de abril 1994, Allalou sufrió un primer intento de asesinato y resultó gravemente herido , y posteriormente luego un segundo intento el 17 de julio del mismo año por el que se vio obligado a abandonar Argelia viajando a Madrid, la capital española.

Fue suplente designado en el Consejo de Transición 1994-1997

Se mantiene alejado de la vida política en 1998. Después de un desacuerdo con el gobierno. El partido fue prohibido por una decisión arbitraria, sin aportar razones.

Allaloú es un hombre de diálogo democrático. Fue el mejor mediador, en 1999, entre varios dirigentes del FIS, el portavoz oficial del Parlamento, Abdul Karim Ould Adda, y el candidato a la presidencia en aquel momento, Abdelaziz Bouteflika.

A pesar de negociar con todas las corrientes, con todos los personajes sin excepción, Allalou no negoció los principios democráticos sin aceptar el chantaje ni la presión de los poderes fácticos. Se ha manifestado abiertamente manifestó en contra del uso de la violencia en la vida política.

Después de regresar a Argelia, el 28 de junio de 2008, con un grupo de profesores universitarios y los cuadros de varios sectores, ha establecido un nuevo partido: (partido de los centristas) para la acción política y contribuir a la vida democrática.