Presidente de Lufthansa: «Su actitud era impecable»

El presidente de Lufthansa, Carsten Spohr, ha asegurado en una comparecencia ante los medios de comunicación de todo el mundo que en la aerolínea y en su filial Germanwings están «devastados» por las informaciones  de la Fiscalía de Marsella que apuntan a que el copiloto del GWI9525 estrelló intencionadamente el aparato. «Era apto al cien por cien y su actitud era impecable».

Lufthansa no especula con los motivos de Lubitz

Spohr ha defendido en varias ocasiones que se trata de un «acto individual». «Da igual cuántas medidas de seguridad se tienen en una empresa. Un caso individual cómo éste nunca se puede excluir del todo», ha añadido Spohr. El Presidente de Lufthansa, que ha evitado «especular» sobre los motivos que hubieran podido llevar a Lubitz a estrellar el avión , ha defendido los protocolos de selección de personal de la compañía. Ha dicho estar «orgulloso» de este sistema, que incluye evaluaciones técnicas, médicas y psicológicas.

El copiloto había pasado todas las pruebas pertinentes

Tanto el piloto como copiloto  pasaron las pruebas y, en el caso de este último, comenzó su formación en el año 2008. Tras una interrupción en la formación por motivos que no han trascendido «no es algo inusual», ha apuntado, Lubitz volvió al proceso para terminarlo y alcanzar el estatus laboral que tenía desde el año 2013. Acumulaba 630 horas de vuelo y operaba con GermanWings desde hacía 6 meses.

El objetivo ahora es mejorar los procesos de selección del personal

Spohr ha insistido en  que a partir de ahora trabarán en ver cómo pueden «mejorar» en la fase de selección y en la formación posterior. En su comparecencia, ha confirmado que Lufthansa realiza exámenes médicos a su personal una vez al año, pero que una vez concluida la fase de formación, no es obligatorio pasar por ningún tipo de prueba o examen psicológico.