Violator, 25 años disfrutando el silencio

Violator cumple 25 años, el para muchos mejor disco de la banda inglesa Depeche Mode alcanza el cuarto de siglo mejor conservado que nunca.

Hace 25 años la música electrónica comercial y extendida tenía un máximo exponente, Joy Division después reciclado por algunos de sus componentes en New Order, y aunque esta banda inglesa, los Depeche, ya tenían un cierto reconocimiento fue con este disco, que contiene la magnifica Enjoy the Silence pero también la archi laureada Personal Jesus, cuando Depeche Mode pegó el reventón que les colocó en lo más alto del pódio electrónico en los años 90. Y mientras los ingleses tenían a Depeche Mode, nosotros teníamos a OBK y a Chimo Bayo, es lo que hay, menos mal que la música es de todos.

A la publicación del álbum le siguió una gira mundial que encumbró al grupo. El Violator fue un antes y un después en la historia musical del grupo y su estética y su manera de sintetizar comenzó a extenderse y a ser imitada en todo el mundo. El cantante, Dave Gahan se convirtió en un icono sexual, que derrochaba carisma en el escenario y se alejó de aquella primera imagen oxigenada que proyectó en los 80. Los 90 fueron la década de la electrónica y muchos grupos dieron un giro en sus álbumes y estilos musicales para adaptarse a esta nueva tendencia, incluso U2 experimentaron tímidamente con su Achtung Baby en 1991, en el que introdujeron sonidos más de vanguardia y se alejaron algo de su punk de los primeros discos y de las notas de rock americano que habían dejado caer en el aclamado Joshua Tree, también lo harían, ya  con maypr contundencia en Zooropa (1993) y Pop (1995) Bono se encueró y se peinó para atrás. Depeche Mode no tuvieron que adaptarse a la tendencia, porque en aquel momento ellos eran la tendencia.

25 años haciendo grande un disco se dice pronto, ¿Qué es lo que lo hace bueno? probablemente que al escucharlo en 2015 uno no tiene la sensación de estar escuchando un ‘oldie’, el sonido no suena desfasado y además, acumulamos 25 años de momentos registrados en los que nos han acompañado sus canciones.