Cada voto y cada escaño valen dinero, ¿cuánto?

Los partidos políticos que logren representación en el Parlamento andaluz en las elecciones autonómicas de este domingo 22 de marzo recibirán 22.299,12 euros por escaño y 82,29 céntimos por voto en concepto de subvenciones por gastos electorales.

Así lo determina una orden publicada el pasado 28 de enero por la Consejería de Hacienda y Administración Pública, que establece que las cantidades para subvenciones a gastos electorales serán idénticas a las establecidas para los últimos comicios autonómicos celebrados el 25 de marzo de 2012.

CADA VOTO VALE, NUNCA MEJOR DICHO

Al igual que en aquella cita con las urnas, la Junta fija que cada escaño obtenido en el Parlamento andaluz será subvencionado con 22.299,12 euros y que se otorgarán 82,29 céntimos por voto obtenido por cada lista siempre y cuando esos sufragios se traduzca en escaños en esa circunscripción.

LÍMITE DE GASTO PARA LOS PARTIDOS

Por otra parte, Hacienda ya fijó en la misma orden el límite de los gastos electorales que podrá realizar cada partido, federación, coalición o agrupación de electores que concurra a las urnas el 22M en 3,67 millones de euros sumando las ocho circunscripciones provinciales.

En el caso de Almería el límite se sitúa en 306.427,15 euros; en Cádiz en 541.584,42 euros; en Córdoba en 349.098,85 euros; en Granada en 401.525,99 euros; en Huelva en 226.747,30 euros; en Jaén en 287.799,71 euros; en Málaga en 708.313,43 euros; y en Sevilla en 847.789,73 euros.

En el capítulo de ayudas a la propaganda electoral gratuita por correo (mailing), la orden establece una subvención que oscilará entre los 11,76 y los 35,27 céntimos por elector en función del porcentaje de votos obtenidos el 22M, siempre que se supere el cinco por ciento de apoyo en las urnas en la circunscripción.

Conforme a la legislación vigente, el importe de esta subvención al ‘mailing’ no computará dentro del límite de gasto para la campaña electoral al que debe atenerse cada partido que no estará incluida dentro de dicho límite “siempre que se haya justificado su realización efectiva”.