La vida es algo más que un problema de cromosomas

«La vida no va de cromosomas», es el lema elegido DOWN ESPAÑA para mostrar que más allá de la genética, no existen diferencias entre los niños con y sin discapacidad. El objetivo de la campaña es sensibilizar a la sociedad sobre los niños con síndrome de Down y acercarles a su manera de ser, pensar y sentir y dejar de lado el calificativo de enfermedad para definir a quienes han nacido con esa diferencencia en los cromosomas.

El Síndorme de  Down no es una enfermedad, es un trastorno transtorno genético en lugar de una enfermedad. Y eso solicitan todas las Asociaciones para que dejemos de tratar de manera diferente a quienes han nacido así.

El síndrome de Down es una alteración genética producida por la presencia de un cromosoma extra (o una parte de él) en la pareja cromosómica 21, de tal forma que las células de estas personas tienen 47 cromosomas con tres cromosomas en dicho par (de ahí el nombre de trisomía 21), cuando lo habitual es que sólo existan dos.

Este error congénito se produce de forma natural y espontánea, sin que exista una justificación aparente sobre la que poder actuar para impedirlo. No hay que buscar culpables, pero tampoco está justificada su discriminación.

«La vida no va de cromosomas»

La campaña de DOWN ESPAÑA tiene como protagonistas a 10 madres y a 10 niños, y pretende demostrar que no existen diferencias entre los niños con y sin esta discapacidad intelectual, acercando a todo el mundo su manera de ser, pensar y sentir.

Para la asociación es una cuestión de actitud, de disfrutar de la compañía de los que quieres y te quieren, de exprimir los buenos momentos que te da, de ser felices,….. y la felicidad es el leif motiv. Los sentimientos están por encima de las diferencias sociales.