Akeel, la víctima olvidada de la masacre de Túnez

Se llamaba Akeel, y también participó en la operación rescate de los turistas secuestrados en el Museo del Bardo de Túnez. Su heroico final ha pasado desapercibido en medio de todo el dolor que ha provocado  la masacre de los terroristas de Estado Islámico, pero también merece un homenaje.

Al igual que las fuerzas de seguridad que participaron en la operación fueron recibidas con aplausos, el cuerpo sin vida de Akeel, tranportado en una camilla, también fue objeto de aplausos por parte de la gente congregada en las inmediaciones del museo al terminar la operación.

Al final del vídeo, se ve  el cadáver del valeroso Akeel y se escucha un Bravo (en italiano o castellano) y aplausos.

Perros como Akeel son un valioso apoyo para las fuerzas de seguridad

Era un pastor alemán de las fuerzas de seguridad tunecinas y formaba parte de las unidades caninas especiales que adiestran todas las policías y ejército del mundo como unidades de apoyo en las diferentes operaciones, bien para detectar el rastro de explosivos, droga o para rescatar gente con vida tras una catástrofe.

Al igual que los agentes ‘humanos’ que participaron en el rescate, Akeel, también merece un espacio en la memoria colectiva de esta masacre. Él, y los otros miembros caninos que luchan día a día para combatir la barbarie.