Masacre de Estado Islámico en Yemen

 

Al menos 126 personas han muerto y más de 300 han resultado heridas en dos atentados contra mezquitas en la capital de Yemen, Saná. Estado Islámico ha reivindicado los atentados. Los terroristas hicieron estallar al menos cuatro artefactos en las mezquitas.

Dos de las explosiones han ocurrido en la mezquita de Badr, situada en un barrio de la capital densamente poblado. La primera detonación ha tenido lugar en el interior del recinto. La segunda detonación se produjo instantes después, a la entrada.

Los terroristas explosionaron la segunda bomba para acabar con la vida de los supervivientes de la primera detonación que intentaban escapar del lugar, según han relatado testigos presenciales a los medios locales.

El otro ataque ha tenido lugar en la mezquita de Al Hashahush, en el norte de la capital, sin que de momento se sepan exactamente sus circunstancias pero, al igual que la de Badr, «se trata de una mezquita empleada por muchos fieles», según ha hecho saber el redactor jefe del diario ‘Yemen Post’, Hakim Al Masmari, a la cadena panárabe Al Yazira.

Los terroristas han utilizado el mismo método; primero detonar una bomba en el interior del recinto, seguido de la explosión de un coche bomba situado a la puerta de la mezquita.

 

Debut terrorista de Estado Islámico en Yemen

El ataque contra las dos mezquitas es el primer atentado perpetrado en el país que reivindica la organización terrorista Estado Islámico. «Esto es solo la punta del iceberg», amenezaban los terroristas en un mensaje publicado en redes sociales.

Las mezquitas donde se han producido los atentados son lugar de reunión de cientos de simpatizantes de los rebeldes huthi, que el pasado mes de febrero consolidaron su toma de poder sobre la capital y expulsaron al presidente Abd Rabbo Mansur Hadi, quien se ha visto obligado a establecer una sede de gobierno en Adén.

Entre los fallecidos tras los atentados se haya el líder religioso huthi, Murtatha al Mahathwari,