Elecciones Andalucía, arañando hasta el último voto

Los resultados de las encuestas obligan a los partidos a disputarse hasta el último voto antes de las elecciones. Por lo tanto, despliegue de líderes nacionales arropando a los candidatos a la Junta de Andalucía en los actos de cierre de campaña de todos los partidos. Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Albert Rivera, Rosa Díez o Alberto Garzón teloneros de lujo en una campaña marcada por el paro, el liderazgo y la irrupción de los partidos emergentes.

Los dos principales partidos a nivel nacional se han convertido en los socios que nadie quiere y esto obliga a la candidata socialista Susana Díaz a un esfuerzo complementario para conseguir una mayoría que le permita gobernar en solitario sin grandes sobresaltos y al popular José Manuel Moreno a un plus para que la debacle pronosticada para el PP no se lea como el principio del fin de la era Rajoy.

Por su parte, IU, se ve obligada a redoblar el trabajo de última hora para no resultar aplastado por la ‘apisonadora’ Podemos o Ciudadanos, los dos partidos emergentes que prometer revolucionar el mapa y la sociología política en un año marcado por las elecciones -tras las andaluzas llegan las municipales y autonómicas, las catalanas y posiblemente las elecciones generales-.

El PP apela al voto de los indecisos y pide el cambio en una comunidad que se resiste históricamente a los conservadores

Mariano Rajoy, un ‘clásico’ en esta campaña, en un auditorio para 3.000 personas – pequeño si pensamos en mitines celebrados en otras comunidades autonómicas- se ha centrado en convencer a ese número de indecisos -más de un 30%- de que el PP ha sacado a España de la crisis económica y que si Andalucía quiere un cambio, ese solo puede llegar si la papeleta lleva el marchamo de la gaviota.

“Votar a otra cosa, sea lo que sea es eternizar a los socialistas en el poder, perder el tren de la historia y no apuntarse a la recuperación que está viviendo España”, ha subrayado el presidente del gobierno durante su intervención.

Susana Díaz y el telonero Sánchez, las caras del “cambio seguro” ante las elecciones

La palabra cambio también ha sobrevolado los discursos en el cierre de los socialistas en el Polideportivo de la Universidad Pedro de Olavide -que ha concentrado a 5.000 seguidores- Pedro Sánchez, convertido en telonero, ha pedido el “cambio seguro”, pero para España. Un cambio que comenzará en el ‘granero’ de votos andaluz con “una victoria aplastante” de Susana Díaz, el “baluarte” que ha frenado en seco “los recortes del PP”.

La auténtica protagonista de la campaña, Susana Díez, que ha recorrido 12.000 km. durante la campaña, ha garantizado que, con un gobierno fuerte del  PSOE, Andalucía va a dar un “gran salto” y va a ser esa tierra que todos queremos que sea, “la gran tierra que va a crecer y repartir riqueza”.

Díaz  aseguró no tener “miedo” a nada porque cuenta con andaluces y dice que a esta tierra no la “para ni Rajoy ni nadie” y ha subrayado que los andaluces quieren un gobierno andaluz que les dé seguridad, que les proteja y que tenga sensibilidad, y no “quieren líos de partido”, sino a una presidenta que se dedique “nada más que a ellos”.

Podemos, 16.000 personas en Dos Hermanas, el mitín más multiduniario

Podemos, especialistas en fijar imágenes y eslóganes, ha querido que su último acto proyecte la foto de la gran movilización y ha juntado a 16.000 personas en el velódromo de Dos Hermanas (Sevilla).

Pablo Iglesias, también ha recurrido al argumento del cambio y ha subrayado : “Ya está bien de que gobiernen los partidos. Queremos un gobierno con los mejores, con gente comprometida por la gente. Podemos no es un instrumento político, es poder popular, gente normal haciendo política, un instrumento del cambio”. Por eso ha pedido “el voto valiente” frente a la resignación.

Ciudadanos, la garantía del cambio

Teóricos ‘convidados de piedra’ y ahora por mor de las encuestas uno de los partidos llave, Ciudadanos ha querido marcar distancia con PP y PSOE y ha reclamado el voto para sus siglas. también, argumentando la idea del cambio.

En una cena-mitín, el candidato Juan Marín, afirmó que “a garantía de que Andalucía cambie y no siga igual es Ciudadanos”. Una idea que apostilló el líder nacional del partido, Albert Rivera, quien ha calificado las elecciones andaluzas como una “oportunidad”. En tono de ironía, Rivera, dijo que Susana Díaz convocó  las eleccioens “con una calculadora” y que “veremos a ver si no se le estropean los cálculos por el camino; le va a salir mal la jugada y Ciudadanos va a ser la garantía de cambio”.

 

UpyD cierra campaña en Málaga en un cierre poco habitual

El cambio para la formación magenta se manifiesta con los hechos y UpyD además de alejarse de Sevilla y programar su último mitín en Málaga lo ha hecho en un escenario poco habitual, en un acto donde el candidato y la líder del partido, Rosa Díez, han respondido a preguntas de los indecisos.

En este sentido, y subrayando que el partido no tiene dinero para la campaña porque “preferimos destinarlo a llevar a los tribunales a los corruptos”, este último acto “es uno más para nosotros, “on actos para pulsar lo que piensan los ciudadanos -ha subrayado Rosa Díez-, para acertar en nuestras propuestas y poder actuar y para que nuestras ideas lleguen a la gente”.

Para concluir que el voto útil “es votar a gusto”, y que su diferencia con el resto es “nosotros estamos acreditados por lo que hemos hecho”. “Cuando  llegamos a las instituciones cumplimos con nuestra palabra”.

 

IU apela a su condición de ser la única izquierda real

El candidato de Izquierda Unida también ha sentido el calor de los suyos en el mitín de cierre de campaña: el presidente nacional Cayo Lara y el candidato a la Moncloa Alberto Garzón. Los intervinientes han asegurado que IU representa a la izquierda y que han lanzado su particular advertencia a PP y PSOE: “Prepárense bipartidismo porque volvemos, porque vamos a terminar en noviembre desalojando al PP de La Moncloa”.

Una idea en la que ha insitido Alberto Garzón quien apelando al voto de la izquierda ha afirmado que “no nos jugamos las próximas elecciones, nos jugamos las próximas generaciones. La política es mucho más que votar cada cuatro años y eso es lo que defendemos hemos construido esa cultura popular”.