Andalucía, últimos recursos de los damnificados en los sondeos

Andalucía entra en la recta final de la campaña electoral. Los partidos políticos peor parados en las encuestas, bien porque vaticinan un retroceso como el PP o IU, o bien porque el tercer puesto no responde a las expectativas, como Podemos, ponen toda la carne en el asador para torcer el resultado de las encuestas. Entre tanto Susana Díaz, la virtual ganadora sigue con su campaña en solitario.

El PP han centrado el eje de sus mensajes en el paro que sufre Andalucía y en el fraude en los cursos de formación, dado el escaso entusiasmo popular que levanta su candidato José Manuel Moreno. Y no parecen tener problemas para que el ejecutivo juegue a fondo y anuncie a bombo y platillo y precisamente ahora un plan contra ello. Un intento a la desesperada donde la vicepresidenta y la titular de empleo se han fajado a fondo.

Izquierda Unida, otra de las grandes perjudicadas por la demoscopia previa al día D en Andalucía, intenta subirse al tren griego y ha invitado a un miembro de Syriza a compartir mitin.  Otro intento de última hora por intentar coger una ola que se muestra adversa y el domingo, los resultados electorales les deparan mejores resultados que los sondeos.

 

Sevilla, la plaza de Andalucía de las concentraciones multitudinarias

Podemos, la tercera fuerza política en discordia maltrada por las encuestas y a quienes desde el minuto uno no les ha gustado nada quedar relegado a una tercera posición en Andalucía por detrás de PSOE y PP, recurre al viejo argumento socialista de la movilización ciudadana. Ya saben, una imagen de grandes masas coreando el hipotético triunfo para coronar la campaña.

Y ha puesto todo su esfuerzo final en un mitín de cierre con la presencia de Pablo Iglesias, que desean un multitudinario mitin. Y lo harán en Sevilla a la imagen y semejanza de los macromitines que daban González y Guerra en el Prado de San Sebastián en todos los finales de campaña.

Entre tanto, Susana Díaz, la virtual ganadora, sigue peleando el voto, día a día, en solitario confiando que tras el domingo, las urnas la conviertan en la primera mujer en la historia que presida un ejecutivo en Andalucía.

La candidata del PSOE para la Junta de Andalucía, en una campaña casi de puerta a puerta, se ha multiplicado a lo largo de la campaña realizando hasta cinco actos al día y ‘tirando’ de carretera para llegar a todos los rincones de la comunidad.