Dos jubilados, los muertos españoles en el atentado de Túnez

Una matrimonio de jubilados, que estaban de crucero por el Mediterráneo, son los dos muertos de nacionalidad española en el atentado contra el Parlamento de Túnez que se ha saldado con 22 muertos y más de 42 heridos, por el momento.

El matrimonio de jubilados habían desembarcado en la capital a bordo de uno de los dos cruceros con 90 españoles que habían llegado a la capital el mismo miércoles. Habían contratado una excursión por la ciudad que tenía una escala en el Museo del Bardo, lugar donde se ha producido la masacre.

Poco antes del mediodía, tres terroristas habían intentado entrar en el Parlamento de Túnez con intención de atacar a los políticos presentes, pero fueron sorprendidos por las fuerzas de seguridad que custodiaban el recinto al comprobar que no portaban las armas reglamentarias.

Al ser sorprendidos, los terroristas intentaron huir y abrieron fuego contra un autobús de turistas y se refugiaron en los jardines del Museo del Bardo, un edificio colindante a la Asamblea Nacional. Allí, tomaron rehenes y permanecieron atrincherados.

Las fuerzas de seguridad del país acordonaron la zona y planificaron una operación de rescate de los rehenes que finalizó con la muerte de los tres terroristas. Al menos un policía resultó muerto en el cruce de disparos.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Margallo, a medida tarde ha sido quien ha confirmado la muerte de dos jubilados en el atentado a la salida de la plaza de toros de Valencia, donde se encontraba.

 

“El terrorista estaba a dos metros”, relata un compañero de los jubilados

Margallo no quiso facilitar la identidad de los jubilados muertos. “A las siete de la tarde el embajador de España me ha confirmado que hay dos españoles entre los fallecidos y que no hay españoles heridos”, añadió, aunque quiso matizar que ante la confusión de las informaciones que llegan del país: “No puedo descartar ni que haya más muertos ni que haya más heridos”.

Entre los viajeros que se vieron atrapados en la emboscada se encontraba el alcalde de Vallmoll, Tarragona, quien en declaraciones a El Pais relato:.“Creía que eran cohetes. Miré por la puerta y estaban los terroristas, tres o cuatro no recuerdo bien. Y salí corriendo, subí las escaleras del museo del Bardo, vi una puerta, entré, había un balcón y me refugié junto a más turistas. ¡El terrorista estaba a dos metros!”.