Agresiones a médicos, cuando la consulta pasa a ring de boxeo

En los últimos cinco años se han registrado más de 2.000 agresiones a médicos en España, 344 de ellas en 2014, lo que representa un leve descenso del 2,8 por ciento con respecto al año anterior. Sin embargo, disminuye el porcentaje de denuncias y en el último año hasta uno de cada tres facultativos no emprende acciones judiciales contra su agresor.

Así se desprende de los resultados del último Observatorio de Agresiones de la Organización Médica Colegial (OMC), que muestra como el mayor porcentaje de agresiones se produce en el sector público (83%) y en el ámbito de la Atención Primaria (48%). Y en el 18 por ciento de los casos acaba provocando lesiones en el médico.

Los pacientes con cita programada siguen siendo los principales agresores (36%) aunque aumentan las provocadas por familiares (del 25 al 31%), y entre las causas más frecuentes están las discrepancias con la atención recibida (30%), el tiempo en ser atendido (12%) o discrepancias personales (11%).

 

Tres años de espera para que las agresiones lleguen a los juzgados

La demora de la justicia en España hace que los médicos tengan que esperar entre dos y tres años hasta conocer el resultado del proceso abierto. «Y es injusto porque muchos de los profesionales tienen que seguir aguantando al agresor o a su familia durante ese tiempo en que se produce la resolución», ha lamentado el  vicepresidente de la OMC, Serafín Romero.

Además, el vicepresidente de la  entidad colegial de los médicos ha admitido que se produce un porcentaje mayor de denuncias cuando la comunicación de la agresiones se hace a través del colegio, en comparación con si se hace a través de la administración responsable, en algunas comunidades hasta tres veces más.

«Quizá no se ha puesto todo el interés que debería de haberse puesto al afrontar casos de este tipo y se ha evitado seguir por esa vía», ha reconocido Romero, que no obstante ha destacado el avance de los últimos años a la hora de conseguir que las administraciones autonómicas persigan estos casos.

Asimismo, el informe muestra que en el 53% de los agresiones se celebró un juicio contra el agresor y, de las 71 sentencias analizadas en el último año, en el 4 de cada 10 juicios las agresiones fueron calificadas como delitos. El resto fueron consideradas como faltas.