El Papa Francisco cumple dos años recordando el sacramento de la reconciliación

EP/ Redacción Irispress.  El Papa Francisco ha pedido que no haya “ni confesores de manga ancha” ni “confesores rígidos” sino “misericordiosos”. Así se ha dirigido este jueves en el Aula Pablo VI a los participantes del curso anual del Foro Interno de la Penitenciaría Apostólica.

“Tantas veces se confunde la misericordia con ser un confesor de manga ancha pero pensad esto: Ni los confesores de manga ancha ni los confesores rígidos son misericordiosos. Ninguno de los dos. El primero porque dice ‘Esto no es pecado. Vete’ y el otro porque señala ‘No, la ley dice…’, ha explicado el Pontífice.

Según ha precisado, ninguno de estos acoge al penitente como a un hermano, lo coge de la mano y lo acompaña en su camino de conversión. Para ser un confesor misericordioso, Francisco ha apuntado que hay que “escuchar, perdonar, acompañar”.

El Papa ha recordado que, entre todos los sacramentos, el de la reconciliación, es “el que mejor hace visible el rostro misericordioso de Dios”. “No olvidemos nunca, tanto como penitentes, como confesores, de que no hay pecado que Dios no puede perdonar ¡Ninguno! Sólo lo que es sustraído a la divina misericordia no puede ser perdonado”, ha insistido.

Además, Francisco ha hablado de la confesión “no como una tortura sino como un encuentro liberador y lleno de humanidad, a través del cual se puede educar a la misericordia, que no excluye, sino que incluye el justo compromiso de reparar, en la medida de lo posible, el mal cometido”.

| Noticias |