ACNUR, acción en Siria

 

11,4 millones personas han huido de la guerra civil en Siria. 3,8 millones han buscado refugio fuera de su país en Líbano, Jordania, Turquía, Irak y Egipto.  El resto se ha desplazado a otras regiones dentro del país buscando la seguridad.

En 2014 los sirios han pasado a representar el 25% del total de población refugiada bajo el amparo de ACNUR en todo el mundo. Durante todo el año, el ritmo de registro de nuevos refugiados en países vecinos ha sido de 100.000 personas al mes.

Sin embargo, sólo se ha conseguido el 54% de los fondos necesarios para dar una respuesta efectiva a la situación. Eso ha provocado que algunos países como Líbano (que acoge ya a 1.158.995 refugiados de Siria), hayan visto completamente colapsadas sus infraestructuras, asistiendo a una escalada de la tensión entre su propia población y los sirios recién llegados, que ha derivado en medidas cada vez más restrictivas para la admisión de los refugiados que siguen intentando huir.

Turquía se mantiene como el país que más refugiados acoge (con 1.622.839) y que más campos ha instalado: la apertura de un nuevo campo para 35.000 personas ya suma un total de 25 instalaciones que pasarán a ser 26 a finales de febrero. Al mismo tiempo, Jordania e Irak acogen a 622.865 y 233.625 refugiados respectivamente en un contexto completamente inestable debido a los conflictos armados que también, además de Siria, están asolando su territorio.

 

Una tercera parte de los refugiados procedentes de Siria viven en precariedad absoluta

En total, se estima que un 38% de la población refugiada procedente de Siria está viviendo en condiciones de precariedad por debajo de los estándares mínimos de refugio para operaciones de emergencia. Por eso ACNUR y otras organizaciones humanitarias continúan trabajando contrarreloj para hacerles llegar suministros de bienes básicos para sobrevivir.

ACNUR coordina el trabajo de más de un centenar de organizaciones no gubernamentales que operan en el terreno en Siria y países limítrofes.