Dos policías heridos por bala en Ferguson (Missouri) en otra noche marcada por los disturbios y la violencia racial. Los dos agentes resultaron heridos frente al departamento de Policía de Ferguson. Uno de ellos recibió el impacto en un hombro y el otro fue herido en la cara.

Los agentes fueron trasladados al hospital Barnes-Jewish de la ciudad de San Luis con “heridas graves”, según explicó Jon Belmar, el jefe de Policía del condado de San Luis. El tiroteo sucedió cuando varias decenas de personas se manifestaban frente a la sede de la Policía de Ferguson una vez que se hizo pública la renuncia del jefe del departamento, Thomas Jackson.

Jackson dejó su cargo a raíz de un informe del Departamento de Justicia donde se ponía en evidencia las prácticas discriminatorias de los agentes y las autoridades de la ciudad con la comunidad afroamericana.

 

La policía de Ferguson bajo sospecha

El informe realizado por el Departamento de Justicia de los EE UU consta de 103 páginas y salió a la luz tras varios meses de investigación tras el revuelo que provocó la muerte, en agosto de 2014, de Michael Brown. Este adolescente aforamericano que estaba desarmado murió a consecuencia de los disparos que recibió de un agente, Darren Wilson, que resultó absuelto de todos los cargos.

La Corte Suprema de Missouri decidió el lunes transferir a un juez estatal la investigación sobre la actuación de la policía municipal de Ferguson y la propuesta de medias para reformar el sistema y recuperar la confianza de los ciudadanos en las fuerzas de seguridad tras el informe negativo del Departamento de Justicia.

Esta decisión ocurrió tres días después de que el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, dijera que el Departamento de Justicia utilizará su autoridad para reformar el departamento de Policía de Ferguson, que no descartó desmantelar por completo si fuera necesario.