Mujer y discapacitada, doble reto en integración laboral

Incorporarse al mercado laboral en los tiempos que corren es todo un reto. Un reto que se multiplica por dos cuando se le añaden dos variables muy concretas, ser discapacitada y ser, además mujer.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, la Fundación Adecco ha publicado un informe con datos sobre la integración laboral de las mujeres, en el que le ha dedicado un espacio a la integración de las mujeres discapacitadas.

Con sus datos en la mano podemos hablar de optimismo, se ha registrado un repunte e la contratación de las mujeres afectadas con algún tipo de discapacidad. En concreto, se cifran en un 30% más las contrataciones de este tipo por parte de las empresas.

Los sectores en los que las contrataciones de mujeres discapacitadas están más en boga, son los relacionados con los servicios o los puestos administrativos.

Doble prejuicio, mujer y discapacitada 

Las mujeres en todo el mundo se enfrentan a los estereotipos derivados de su condición. Algunas empresas siguen pensando que las mujeres, por el mero hecho de serlo, son menos productivas que los hombres por tener que conciliar su vida laboral como la familiar. Las mujeres con hijos o con deseos de tenerlos se perciben como una carga, como si la responsabilidad de cuidar a los mismos fuera exclusivamente una tarea femenina. En nuestra sociedad se han tirado muchas barreras pero todavía quedan algunas. En el caso de las mujeres con alguna discapacidad no solo tienen que luchar contra el prejuicio femenino, también con los que vienen derivados de su tipo de discapacidad. Por ello es doblemente difícil para las mujeres discapacitadas acceder a un mercado laboral ya de por sí bastante complicado cuando solo una o ninguna de estas variables afectan directamente a los profesionales.

La Fundación Adecco trabaja con las mujeres discapacitadas para que logren su objetivo de ser independientes e inciden en la importancia de las leyes, pero sobre todo, de la sensibilización y concienciación.