Rayos X contra los prejuicios

Si nuestra visión fuera en rayos X en lugar de la vista en tres D y en color, seguro que eliminaríamos gran parte de los prejuicios de la sociedad. Es cuestión de mirar siempre al interior y olvidarnos de las apariencias externas de nuestros semejantes. Mirando las caras de asombro de los ciudadanos de California al contemplar la performance “el amor no tiene etiquetas (Love has no labels)”, parece claro que debajo de nuestra piel todos somos iguales. Así lo atestigua nuestro esqueleto.

Mirando las imágenes comprobamos que no existen diferencias por razas, credos o religiones. Y tampoco existe un elemento diferencial por sexos. Las diferencias las ponen los prejuicios. La campaña la organizó Ad Council y este vídeo, ya viral, pretende mostrar que debajo de lo más superficial de los seres humanos, la piel o nuestra indumentaria, no existen diferencias reales, que las ponemos nosotros con los prejuicios.

Viendo solamente esqueletos desaparecen los prejuicios

El vídeo de tres minutos de duración fue grabado el día de San Valentín en la ciudad de Santa Mónica, California (EEUU) y muestra a parejas de diferentes características físicas  besándose o, simplemente, abrazándose. Todos lo hacen ocultos por una pantalla gigante de rayos X, por lo que el público solo ve sus esqueletos.

Así que da igual que quienes se ocultan tras la pantalla sean parejas heterosexuales, homosexuales, parejas interraciales o se trate de amigos, hermanos, enemigos aparentemente irreconciliables -como árabes o judios-, etc.

Quienes lo observan, solo percibe sus gestos: caricias. besos o abrazos, donde no caben las etiquetas. Una cuestión de prejuicios. Así que bienvenido a un mundo en rayos X, una visión sin prejucios de nuestra existencia.