Osos polares en mar abierto, una tragedia ecológica

 

Las imágenes de los osos polares nadando en mar abierto son de gran belleza pero encierran una catástrofe ecológica de grandes dimensiones. Estos mamíferos acaban ahogados gracias al deshielo en el Ártico, según un estudio del que hace eco The Wall Street Journal.

El Departamento de Medio Ambiente del Gobierno norteamericano calcula que solo el año pasado, durante un reconocimiento aéreo por el oceáno Ártico, localizaron unos 40 osos polares estaban nadando en el mar lejos de cualquier témpano de hielo y «muchos de ellos probablemente se ahogaron», confirman desde el diario.

Los investigadores contabilizaron cuatro cuerpos sin vida flotando en el mar durante el reconocimiento, que se hizo cuando el cascote polar se había retirado a 260 kilómetros al norte de la costa de Alaska, marcando un nuevo récord de deshielo.

 

No se había visto más de un oso solo nadando en los últimos 25 años

En los 25 años que se llevan realizando reconocimientos aéreos por el Ártico durante los periodos de deshielo, no se había visto más de un oso solo nadando en mar abierto al año, y muchos años no se encontró ninguno. Un catedrático de Biología Marina de la Universidad de Alaska, Richard Steiner, comentó al diario: «Para cualquiera que se pregunta cómo afectará el calentamiento global y la reducción del hielo a los osos polares, la respuesta es sencilla -se mueren».

La organización ecologista Greenpeace ha puesto en marcha una campaña televisiva que muestra cómo una osa y su cachorro se hunden en el mar al deshacerse el témpano de hielo que les apoyaba y que advierte: «Los osos polares podrían extinguirse dentro de poco debido al calentamiento global».