Guiño del PP al centro en año electoral

El PP, en particular, y los partidos políticos con representación parlamentaria, en general, miran a las capas sociales más desfavorecidas o castigadas por la crisis en la recta final del Debate sobre el Estado de la Nación.

Las propuestas de resolución que se han aprobado, los deberes para los próximos meses que se fijan todos los grupos políticos, pasan por dar forma y poner tiempo de consecución a las grandes medidas anunciadas durante el debate.

En este sentido, la llamada ley de segunda oportunidad -medidas de rescate ciudadano, dirían otros, para quienes han quedado atrapadas por las deudas- donde se incluye la dación en pago, la intención de incrementar la lucha contra el fraude fiscal -para eliminar la sensación de que al final los impuestos los pagamos los de siempre- nuevos incentivos -rebajas- para fomentar el empleo o rectificar las tasas judiciales -porque su aplicación no ha hecho la Justicia más justa- forman parte del mensaje que desde la bancada azul quieren trasladar y que se ha concretrado en 15 propuestas.

Y para dar la sensación de que no están solos en el Hemiciclo, han juntado sus votos con los de CiU para sacar adelante tres propuestas que se referían a medidas de regeneración democrática, la ley de segunda oportunidad y dependencia.

Además, el PP apoyó la propuesta de UPN pidiendo medidas ante la crecida del Ebro, que lo del río con el temporal no es para tomárselo a broma.

El PP rechaza el resto de las propuestas

Los socialistas solo han conseguido sobrevolar el rodillo del PP, aunque pactaron las relativas al terrorismo yihadista y dejan para que los vientos preelectorales dispersen su reforma constitucional -más próxima a un estado federal- o sus propuestas fiscales o de persecución del fraude.

Peor suerte han corrido los nacionalistas catalanes en sus otras iniciativas como las relativas a su derecho a decidir, o la de los vascos de tener competencia en materia penitenciaria. Tampoco han recibido el apoyo de sus señorías el plan de rescate contra la pobreza a lo Syriza de IU o la supresión de aforados propuesta por UPyD.