Los centros de Dependencia de Madrid no pasan el examen

 

Los centros dedicados a la atención a la Dependencia en la Comunidad de Madrid no cuentan con el personal sanitario adecuado, sus instalaciones son en buena parte de ellos anticuadas y en los conciertos con sociedades privadas -cofinanciados por el propio dependiente-  la Administración no evalúa los resultados en salud o calidad de atención.

Es la denuncia que se hace desde la Asociación Madrileña de Enfermería en un informe titulado “Estado actual de los distintos niveles de atención implicados en la asistencia de personas
mayores con riesgo o en situación de dependencia dentro de la Comunidad de Madrid”.

La Asociación afirma que en la Comunidad de Madrid en materia de Dependencia existe de hecho una  “cesión de la atención a la convalecencia y rehabilitación a residencias privadas” fruto de una excesiva concertación de “plazas residenciales privadas con cargo al erario público,  sin evaluar los resultados ofrecidos en salud y calidad de atención (% de upp, % itu, % derivaciones a urgencias no justificadas,…).

Falta coordinación entre el personal de los Centros de Dependencia y los de Atención Primaria

Asimismo, el informe realizado por Víctor Jiménez sobre la atención a la Dependencia pone de manifesto que existe una “insuficiente coordinación entre personal de residencias y enfermeras/médicos de atención primaria” y un nulo impulso por parte de los gestores sanitarios a implementar o concertar la atención a los mayores en “centros de día de atención al mayor y específicos para Alzheimer, enf. neuro degenerativas o salud mental.

Por otra parte, el estudio resalta que en Atención Primaria se ha detectado una saturación de consultas de enfermería y medicina de familia, escasos recursos en unidades de fisioterapia, la inexistencia de protocolos para derivar usuarios a unidades de media/larga
estancia desde atención primaria, sin tener que pasar por el hospital de
referencia y la falta de trabajadores sociales para cubrir las áreas básicas de salud y que trabajan sin la coordinación necesaria con los otros profesionales sanitarios.

En los hospitales la situación no es mejor, según el estudio, siendo su principal carencia la existencia de un servicio de geriatría en todos los hospitales públicos.

Actualmente en la CAM existen aproximadamente unas 11.000 plazas, la mayoría concentadas para la atención a la Dependencia