Los Oscar, vencedores cuestionables y magníficos vencidos

Se notan, se sienten, Los Oscar están presentes. Se acerca la cita anual con el glamour Hollywoodiense, pero más allá de la alfombra roja conviene recordar que se trata de premiar la calidad en el cine. ¿Lo ha hecho siempre la Academia? Hay quienes sostienen que estos premios son una farsa mediática enfocada a impulsar determinadas producciones en taquilla, y los argumentos que manejan son de peso si tenemos en cuenta ciertas injusticias cometidas a lo largo de los años. Por un lado están los que merecieron ganar y no lo hicieron y por otro los que han ganado para después pasar sin pena ni gloria por el mundo del cine.

Uno de los casos más escandalosos de los últimos tiempos ha sido el de Leonardo Di Caprio. Su actuación en El Lobo de Wall Street mereció la estatuilla, sin embargo, Di Caprio se fue una vez más de vacío como ya le ocurriera con  ¿A quién ama Gilbert Grape?, El aviador y Diamante de sangre. Pero no solo Di Caprio forma parte de esta lista, Tom Cruise tampoco ha tenido suerte a pesar de sus sobresalientes interpretaciones en Nacido el cuatro de julio o Magnolia. Muchos creen que su atractivo físico ha tenido mucho que ver con estos no oscars, es algo que le sucedió al mismísimo Paul Newman, quien recibió antes el Oscar honorífico que un Oscar por una interpretación. El 1985 se producía el primero y en 1986 el segundo por su genial actuación en El color del dinero.

Echando la vista atrás nos parece impensable que dos actores de la talla de Peter O’Toole o Richard Burton tuvieran que aguantar el tirón de ver cómo les arrebataban la estatuilla ocho y siete veces respectivamente, y especialmente doloroso es que el gran Espartaco, Kirk Douglas tuviera que conformarse con el honorífico, que siendo justos, todas sabemos que huele a pino y naftalina. Y hablando de Espartaco, mencionemos  a su director, Stanley Kubrick tuvo que conformarse con un Oscar a los mejores efectos especiales por 2001, una odisea en el espacio, pero no logró el premio al mejor director con ninguna de sus magistrales películas.

Esta lista de grandes nombres sin premio es larga, en ella están Lauren Bacall, Glenn Close, Harvey Keitel…nombres que han impactado en nuestra memoria cinematográfica.

OSCAR: GANADORES DE ESCASO BRILLO

En la otra cara de la moneda nos encontramos con aquellos que recibieron el premio y ahí se apagó su brillante carrera. Es preciso recordar que Halle Berry tiene un Oscar…y peor, Catherine Zeta Jones tiene un Oscar…¿Alguna otra interpretación memorable de alguna de estas actrices? Pues por mucho que nos esforzamos en hacer memoria, no se nos ocurre ninguna.¿ Y Mira Sorvino? Qué más ha hecho esta Poderosa Afrodita que sea digno de mención alguna? Pues poca cosa, la verdad.

Otros casos de Oscars fugaces son Cuba Gooding Jr, que se lo llevó como secundario por Jerry McGuire (Tom Cruise una vez más nominado y sin premio a casa) y al que me pareció ver el otro día en un telefilme, o Kevin Costner, que durante sus años buenos hizo gran cantidad de películas pero que más allá de su Bailando con lobos, su filmografía es más bien poco destacable.

Algunos de estos nombres se darán cita en la alfombra roja más famosa del planeta, otros  entrarán en la lista de los ganadores para siempre y otros, pese a todo, forman parte del auténtico firmamento.