Frenazo al desmantelamiento del Carlos III. La plantilla de La Paz cubrirá las plazas

El hospital La Paz/Canto Blanco/Carlos III reabre la unidad de infecciosos del Carlos III -que se iba a desmantelar- y lanza una falsa oferta de empleo para cubrir las ‘teóricas 111’ plazas de este servicio que se ubicará en la sexta planta del Carlos III, la planta donde fue tratada del contagio del ébola la técnico de enfermería Teresa Romero.

La Paz abre unidad infecciosos

Aireada como una convocatoria de empleo , solo podrán acceder a ella “trabajadores en activo” en dicho complejo hospitalario y quienes opten se incorporarán a esta unidad “a tiempo parcial o completo” cuando sean necesarios para reincorporarse cuando acabe su trabajo a su puesto de destino. El secretario general de la asociación médica AMYTS, Julián Ezquerra, advierte “será una reubicación de 111 profesionales que ya están trabajando en el complejo hospitalario” y no una convocatoria de empleo.

Una oferta que no lleva aparejada ningún tipo de contraprestación económica y que tampoco ofrece garantías a los pacientes de dicho centro, según denuncian desde la Asociación Madrileña de Enfermería. “Si un trabajador se ha de reincorporar inmediatamente a su puesto tras atender a pacientes altamente infecciosos, ¿cómo se garantiza que no se producirán contagios?” se preguntan desde la Asociación.

La Unidad de Infecciosos dependerá directamente de la Gerencia de La Paz

A través de una circular de la dirección del hospital firmada el 26 de Enero se convoca “la creación de una “unidad de aislamiento de alto nivel” para la atención de enfermedades altamente infecciosas que se ubicará en la planta sexta del edificio Carlos III.

En la circular se  expone que “la consideración de enfermedad altamente infecciosa hace referencia a aquella que se trasmite de persona a persona, con mortalidad elevada, que supone un problema de salud pública y precisa medidas especificas de control”.

La Paz circular

Esta unidad  de enfermedades altamente infecciosas dependerá directamente de la dirección del hospital y el equipo estará constituido por “6 facultativos de medicina interna, 6 facultativos especialistas en medicina intensiva, 2 facultativos especialistas en análisis clinicos, 8 supervisoras de unidad, 40 enfermeras,34 auxiliares, 3 técnicos de rayos y 8 celadores”.

Los representantes de los trabajadores ya expresaron el viernes 30 a la dirección de enfermería del hospital La Paz su recelo ante la convocatoria. Consideran “excesivo el número de supervisoras, que sospechosamente coincide con las existentes en la actualidad”. También sospechan que los 6 facultativos de medicina interna ya contratados serán los titulares de este nuevo equipo.

Según las explicaciones dadas por la directora de enfermería, ese número de supervisoras esta “justificado por la labor de medicina preventiva de quienes van a asesorar al personal en la retirada del traje correctamente, aunque en un momento dado si hace falta también entrarán con el traje”, según ha comentado a Irispress uno de las personas que participaron en esta reunión.

La cobertura de las plazas será un rejuste de la actual plantilla de La Paz

La oferta de empleo, falsa “porque no crea empleo, sino reajusta el existente” según denuncia el colectivo profesional- coincide con la convocatoria de un curso de “Gestión de Catástrofes y autoprotección” específico para los profesionales del área norte, incluidos por tanto los trabajadores del hospital La Paz.

Uno de los cursillos que no recibió en su momento el personal que trató a los misioneros contagiados por el ébola y tratados en el centro y que en esta ocasión va a durar 20 horas distribuidas en 6 jornadas, muy alejadas de las charlas de una hora proporcionadas hasta ahora en hospitales y centros de salud y que contempla la colocación y retirada adecuada de los trajes de aislamiento.

Los profesionales sanitarios se preguntan qué ha sido de la unidad de infecciosos del Hospital Militar Gómez Ulla, cuyo presupuesto y obras anunció la vicepresidenta del Gobierno el pasado verano, y que iba a funcionar como centro de referencia para las enfermedades altamente contagiosas cómo el ébola.