El primer vuelo del avión espacial de la ESA

El prototipo de la Agencia Espacial Europea (ESA) ha probado el avión espacial experimental Intermedio (IXV),  realizando este miércoles con éxito su primer vuelo sobrevolando en cien minutos el Atlántico, África y parte del Pacífico.

Desde el lanzamiento desde la base de Kourou, la nave, se lanzó con 40 minutos de retraso, por problemas técnicos en la base, en la Guyana Francesa, hasta su caída controlada en el océano, al sur de California, donde estaba esperándole un buque de recuperación. El objetivo de este vuelo es “evaluar los rendimientos de sistemas críticos y aspectos tecnológicos del regreso de vehículos espaciales de forma controlada desde órbitas bajas de la Tierra (hasta 2.000 kilómetros de altura)”, explicó José Longo, responsable de Análisis Aerodinámico y Propulsión de la Agencia Europea del Espacio (ESA), en ESAC, el centro de dicha institución en Villanueva de la Cañada (Madrid), que recibió toda la transmisión en directo del lanzamiento, el vuelo y la caída al océano del IXV.

Con estos minutos de retraso sobre el horario inicialmente previsto debido a un problema surgido en el último momento en la plataforma de lanzamiento, el pequeño coheteVega inició el ascenso con el IXV alojado en su punta, a las 14.40 hora peninsular española; 18 minutos después, ya a 6.000 kilómetros de distancia, viajando a una velocidad de 7,15 kilómetros por segundo a 350 kilómetros de altura sobre la superficie terrestre, el IXV se separó de la última etapa del lanzador e inició su vuelo en solitario.

Después de 99 minutos, el avión espacial culminó con éxito la misión

Tras pasar 90 minutos de vuelo, el centro de control situado en Turín, anunció la recepción de la señal de apertura del sistema de paracaídas para reducir la velocidad de la nave en la última fase. A los 99 minutos de vuelos, solo un minuto menos de lo que se había esperado, el IXV cayó al Pacífico culminando con éxito la misión.

El cohete Vega, el del IXV ha sido su cuarto lanzamiento y el primero realizado en dirección este, en lugar de norte, como es normal para la puesta en órbita polar de cargas espaciales.