¿Cómo convertir el ejercicio en una rutina?

El ejercicio tiene muchos beneficios para la salud, reduce el riesgo cardiovascular, el riesgo de enfermedades metabólicas como la diabetes y la obesidad, el estrés y la ansiedad, alivia la depresión y ayuda a dormir mejor, entre otros tantos beneficios, pero ¿qué nos retiene para mejorar nuestra salud de forma tan espectacular?.

Antes de comenzar a realizar ejercicio hay que hablar con el médico, en especial si no se ha estado activo durante un largo periodo de tiempo, si existe algún problema de salud, se tiene una edad avanzada o se está en periodo de gestación. Los médicos estadounidenses apuntan que un buen objetivo es practicar ejercicio cinco veces por semana entre 30 y 60 minutos. Si esto resulta demasiado de una vez se puede dividir la actividad física en periodos de tiempo más reducidos como 10 minutos de ejercicio varias veces a lo largo del día. Dado que el ejercicio tiene tantos beneficios para la salud cualquier ejercicio, por poco que sea, es mejor que ninguno.

Para empezar se puede incluir el ejercicio en las actividades diarias, utilizar las escaleras en vez del ascensor, dar un paseo durante el descanso del desayuno o de la comida, caminar parte del camino al trabajo o realizar las labores de la casa a un ritmo más rápido.

original_ejercicio

Mantener la rutina es muy importante.

Para mantener un programa de ejercicio los médicos de familia estadounidenses recomiendan:

Elegir una actividad que te guste, conseguir un compañero, variar los ejercicios, elegir un momento cómodo del día, no desanimarse y convertir en divertido el ejercicio

Trucos que favorecen el hábito.

Entre los consejos que los facultativos estadounidenses apuntan para conseguir convertir el ejercicio físico en una rutina se encuentran:

Tener un programa de ejercicio que describa qué tipo de ejercicio hacer, la frecuencia y durante cuánto tiempo, seguir un horario regular, un contrato de compromiso contigo mismo para hacer ejercicio y mantener un registro diario o un diario de tus actividades de ejercicio.

Comprueba tus progresos. Si te fijas objetivos razonables como una distancia determinada para caminar o un tiempo para montar en bicicleta puedes evaluar si te cansas menos o si has recorrido la distancia en menos tiempo. Piensa en unirte a un club de salud o a un centro social. El coste podría ser un incentivo para realizar ejercicio de forma regular. 

Siguiendo estos consejos se puede llegar a crear una rutina de ejercicio muy saludable.

| Noticias, Salud |