Yani, el hombre fuerte y carismático de Grecia

 

Bravo Yani mou” con este simple texto en twitter, y añadiendo los hashtag Yanis Varoufakis, Grecia y Alemania, Danae Stratou felicitaba al ministro de economía griego, su compañero.

Sólo unos días y Yani Varoufakis se ha convertido en un héroe mitológico. Su primera aparición para la opinión pública internacional tuvo lugar en la comparecencia de prensa tras su reunión con Jeroen Dijsselbloem, presidente del eurogrupo, y una sola una frase dio la vuelta al mundo: “no reconocemos a la Troika como interlocutor”.

Su físico contundente, atractivo, mirada penetrante, sonrisa sardónica, pose displicente y su voz ronca que sale del diafragma, hizo que la frase retumbara en los cimientos de Bruselas. Yani, el político mediterráneo con modales políticamente incorrectos dejó en evidencia al técnico europeo, de “cabeza cuadrada” y aspecto melifluo que no fue capaz de disimular el golpe.

Yani Varoufakis se ha convertido en la estrella del nuevo gobierno, así lo aseguraba la corresponsal del The Guardian; “Hay un grupo de quinceañeras esperando en la puerta del Ministerio de Finanzas para hacerse un selfie con el Ministro. Repito: ¡Con un Ministro de Finanzas!

Inmediatamente inició su gira por las principales capitales europeas para reunirse con sus colegas, ministros de economía y finanzas, y con los responsables de las instituciones comunitarias, para explicar su propuesta sobre el pago de la deuda. Con aire cinematográfico entraba y salía de aquellas reuniones, todo iba demasiado bien, hasta que en su última etapa con el BCE y con el ministro Alemán, decidieron no permitir que les ganara la batalla.

Pero la voz de Varoufakis volvió a tronar, y está vez salía de las entrañas: «No nos humillen«. Y Grecia se puso de pie y salió a la calle en apoyo a su gobierno y defensa de su dignidad.

Y Danae Stratou, utilizó las redes en apoyo a Yani, su ministro y marido

Stratou es una artista nacida en Atenas: escultora, fotógrafa,… autora de obras de grandes dimensiones, que juegan con el espacio y el tiempo. Danae Stratou quería convertirse en artista a los 16 años y lo ha conseguido, con un largo recorrido de exhibiciones individuales y colectivas, o mejor compartidas, que certifican la vocación temprana.

Stratou y Varoufakis comparten vida y más cosas. Ella busca con sus esplendidas y bellísimas obras superar la crisis de la humanidad acercándose a la naturaleza, en la inmensidad de los espacios: “hay un colapso general de desarrollo, social, político, económico y medioambiental. Nosotros, la humanidad, debemos repensar y reaccionar, tenemos que restaurar nuestras relaciones con la tierra”.

Yani y Stratou comparten espacio vital, pero también Vital Space, una plataforma que se abre a otros artistas comprometidos con la creencia que el poder del arte puede cambiar el mundo. Una página en la que ambos participan, arte y economía a partes iguales. La artista exhibe sus proyectos: fotos, videos, espacios e instalaciones; Yani ,la compilación de libros, ensayos, artículos, debates y sus últimas entrevistas. Casi todo sobre economía, pero no sólo, su afición y antiguo trabajo en una empresa de videojuegos, le ha llevado a teorizar sobre una nueva cultura de empresa basada en el internet y el juego.

Pero también tienen proyectos comunes Yani y su compañera como: Siete heridas abiertas. Siete líneas del planeta donde la tensión política, económica, nacionalista o religiosa hace tiempo que forma unas divisiones impenetrables. Algunas coinciden con las fronteras estatales mal definidas, por lo general líneas de conflicto y ceses de fuego y todas ellas basadas en cuestiones no resueltas: Chipre, Kósovo, Palestina, Belfast, Corea, Etiopía, el muro entre Estados Unidos y México…