Más Fainé que nunca

 

 

El presidente de Fundación Bancaria La Caixa y de Caixabank ha presentado los resultados del Ejercicio 2014. Isidro Fainé, en la comparecencia ante la prensa, acompañado por sus primeros espadas, Gonzalo Gortázar consejero delegado y de Jaume Giró, director general de la Fundación Bancaria, realizó un ejercicio de consistencia económica y financiera, habilidad política y visión social.

En un optimismo contenido sobre los datos de la recuperación económica en España, realizó un análisis del entorno económico mundial, del crecimiento aunque débil de la zona euro y de las consecuencias favorables para las exportaciones españolas del programa de compra de deuda del BCE; detalló algunos datos sobre la solidez del sistema bancario para entrar a desgranar las grandes cifras de la entidad, y presentar la nueva reestructuración del grupo, destacando que los dividendos de Criteria garantizan la financiación de la Obra Social.

CaixaBank ha obtenido en 2014 un resultado neto atribuido de 620 millones de euros. La mejora de la eficiencia y la rentabilidad han sido las claves de la gestión del ejercicio 2014, en el que el banco ha vuelto a reducir sus gastos recurrentes y ha mejorado todos sus márgenes, lo que ha sido posible por la extensión del negocio bancario y de seguros. No quiso perder la ocasión de recordar que la entidad contribuyó con una aportación de 3.530 millones a la crisis financiera, Aportó un total de 1.972 millones al Fondo de Garantía de Depósitos; 977 al FROB y 581 al Sareb

Fainé apreció un cambio de tendencia: hay más consumo privado y crece la confianza. “Pidan crédito”, proclamó Fainé, asegurando que hay crédito disponible, eso sí “asegurándose que lo van a devolver”. CaixaBank ha incorporado líneas de crédito preconcebidas para mejorar la agilidad de las concesiones.

CaixaBank consolida el liderazgo en el mercado español en número de clientes y oficinas, 13,4 millones de clientes y 5.251 oficinas, que aumentarán con la adquisición de Blarclays Bank. Además, se han creado dos líneas nuevas de negocio, con personal especializado, CaixaNegocios en pequeñas empresas y autónomos y AgroBank.

Es aquí donde a Fainé le sale el banquero tradicional, el hombre que no se despega del banco cercano a la gente, con oficinas y directores que conocen a los clientes. Para subrayar esta forma de entender la gestión bancaria, Fainé cuenta una anécdota, se reunió con Bill Gates para hablar de las nuevas tecnologías, y la conclusión fue “muchas oficinas y mucho Internet” una perfecta combinación de banca presencial y banca digital en constante y acelerado aumento.

La Obra Social

Cuando las cajas se convirtieron en bancos, Fainé decidió que el espíritu de la caja subsistiera, manteniendo la obra benéfico social, y lo ha hecho contra viento y marea. “La Obra Social es el alma del grupo y Caixabank su corazón”, asegura Fainé ,y es aquí donde se siente más implicado, dónde su espíritu humanista se manifiesta con más pasión; sólo un número: 9,5 millones de beneficiarios, y una financiación garantizada, “Antes la Obra Social vivía de lo que le daba el banco y hoy la fundación es la dueña de todas las inversiones”, es la primera Fundación de España y una de las más importantes del mundo.

La inversión de más del 67,1% del presupuesto se ha dedicado al desarrollo de programas sociales y asistenciales. “Es más difícil invertir bien en obra social que invertir en crédito”, y entra a hablar de las personas, de los mayores que están solos, de la pobreza infantil “que se perpetúa en un círculo vicioso, es persistente, …”, de integración laboral. De las personas, niños, vacunas, discapacitados, del acceso a una vivienda digna, de eduCaixa, de MicroBank el banco social, de los programas pegados a la gente y al territorio. Se explaya en números, en actuaciones.

El programa que atiende a la pobreza infantil facilitó ayudas a 58.875 niños y niñas. La Fundación ha acompañado a 13.000 pacientes con enfermedades terminales. Programa de acceso a una vivienda digna, con alquiler solidario o alquiler social- que en estos momentos cuenta con más de 23.600 pisos a disposición de los colectivos con menos recursos; y añadía: “Nos interesa mucho el mercado, pero también lo que pasa en la vida de los ciudadanos”. Sí un día el Estado cubre estas necesidades, iremos a hacer otras cosas, aseguraba

La habilidad política de Fainé para evitar la política

La política después, los periodistas presentes preguntan sobre los asuntos de actualidad política, sobre las 4 convocatorias electorales, no pillaron a un Fainé imprudente. Con ironía mencionó que habrá también elecciones en el Barça, pero aseguró “es bueno porque habrá más gasto público probablemente, aunque quizás perderemos un año, pero animará la economía”. Sobre sí tiene previsto un plan B frente a una hipotética secesión de Cataluña, aseguró que no, y que no ha habido fuga de depósitos por el proceso catalán, que Cataluña siempre ha sido una tierra muy abierta.

Y Fainé, presidente de la tercera entidad financiera del país, presidente de la Confederación de Cajas de Ahorro, Presidente de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos, uno de los hombres más importantes del sistema financiero español, conocedor como nadie de la economía y política española desde hace más de 30 años se muestra hábil, prudente, ante la insistencia de las preguntas: “yo recibo a todos los políticos, pero a lo que me dedico y nos dedicamos es a perseguir clientes”, “Estamos al margen de la política. Somos respetuosos con todos los procesos democráticos y procuramos respetar los puntos de vista diferentes”. Ni una palabra más de Fainé frente gestores y directivos de otras entidades.