Katy Perry aviva las llamas en el descanso de la Super Bowl

La cantante californiana Katy Perry mantuvo encendido el University of Phoenix Stadium en su actuación en el descanso, después de que los Patriots de Nueva Inglaterra y los Seahawks de Seattle se marcharan empatados en el descanso 14-14.

Perry se encargó de mantener con siete de sus mejores canciones la emoción entre las más de 70.000 personas que presenciaban la edición 49 del Super Bowl. Apareció de pie sobre el lomo de un enorme león mecánico con su tema Roar, con un vestido que imitaba al fuego y dominando al león, una aparición estelar que solo anunciaba lo que estaba por ver. La llamativa combinación de Rock y pop con coreografías y letras pegadizas, coreadas por los asistentes al partido, fueron todo un éxito espectáculo del medio tiempo del Super Bowl.

Katy Perry no defraudó al público y se comió el escenario.

El gran concierto, además estuvo acompañado de fuegos artificiales y a Perry sobrevolando la cancha por unos minutos, junto con una plataforma con estrellas fugaces. “Junto a Lenny Kravitz trabajamos algo extremadamente sentimental durante meses y creo que va hacer que la noche sea más ‘sexy’, pero familiar”, había adelantado la Princesa del pop hace unos días al ser consultada por el show.