colapso hospitales

 

 Enrique Leite. La Comunidad de Madrid hará ‘caja’ con la Comunidad de Castilla -La Mancha a finales de mes a costa de colapsar los hospitales públicos madrileños. El convenio firmado entre ambos gobiernos regionales permite a María Dolores de Cospedal seguir adelante con su plan de recortes en Sanidad y al Gobierno de González con el de privatización encubierta de la Sanidad, al derivar pacientes de los hospitales en el corredor del Tajo o el norte de Madrid -que no han incrementado su plantilla- a centros privados.

La primera consecuencia se ha vivido hace unos días con el colapso de los servicios de Urgencias de los hospitales del corredor del Henares, especialmente grave es lo ocurrido en el Hospital del Tajo, que ha multiplicado por dos el número de pacientes atendidos en este servicio, y en el hospital La Paz, denunciado en los tribunales por la saturación a la que se ha visto sometido. Y eso que el pico de incidencia de la gripe estacional no ha llegado a su punto máximo, que se prevé que alcance el nivel de epidemia en las próximas dos semanas.

urgencias hospital del Tajo“Las urgencias del Hospital del Tajo viven un auténtico colapso, con camas en las salas de observación y en el obituario, así como en las salas de espera de Traumatología y de Curas”, denuncia la secretaria de Sanidad del PSOE en Aranjuez, Luz del Pozo. Una situación similar a la que se vivió durante el pasado mes de noviembre.

Fruto del convenio, Madrid asume la asistencia médica de los castellano-manchegos que vivan en la zona limítrofe de las provincias de Toledo, que serán atendidos en  los hospitales Infanta Cristina de Parla o del Tajo, en Aranjuez y Guadalajara ,en los Hospitales Ramón y Cajal, La Paz y Puerta de Hierro-Majadahonda.

Colapso en el Hospital del Tajo

Esta atención extra supone, por ejemplo, para el hospital del Tajo (Aranjuez) doblar su carga de trabajo (pasar de 70.000 habitantes a 120.000). A pesar de ello los sindicatos denuncian que no se haya contratado a nadie en este centro, salvo algún caso eventual de contratos por tres días, ni se hayan ampliado las instalaciones de Urgencias, lo que ha provocado el colapso.

La cirugía prácticamente ha desaparecido y las camas han pasado a ser ocupadas por pacientes de Medicina Interna con patologías respiratorias en su mayoría. Los quirófanos no pueden funcionar con normalidad al no disponer de camas para el ingreso de los enfermos quirúrgicos”.

También, desde la Marea Blanca, denuncian que los pacientes están “mezclados” y tanto da que sean infecciones respiratorias en aislamiento que pacientes oncológicos cuyas defensas están bajas por los tratamientos de quimioteria, que cirugías complejas. El plato para las infecciones nosocomiales y cruzadas está servido”.

Las plantillas de personal adelgazan año a año en la Comunidad de Madrid

El caso del hospital del Tajo podría ser extensible al resto de los hospitales madrileños. Luz del Pozo afirma que según un informe de la Cámara de Cuentas, el número de trabajadores del sistema público de salud en Madrid se ha reducido en un 19,1% en apenas dos años.

Sala de esperas Urgencias Hospital de La Paz

Cifras coincidentes con las que manejan los sindicatos, quienes además señalan un problema añadido. El sindicato de enfermería Satse denuncia que “sólo se cubre el 10% de las bajas” en los hospitales, entendiendo como tales, permisos especiales, enfermedad, días de disposición libre y vacaciones, lo que repercute en una mayor presión asistencial (número total de pacientes atendidos por el profesional sanitario al día). En realidad si un sanitario enferma cada centro corre con el gasto los 15 primeros días de trabajo lo que suele devenir en que sean los compañeros quienes asuman la carga laboral y solo a partir del día 16 el INSS se hace cargo de la baja.

Hay menos enfermeros para los mismos pacientes. Habría que exigir que las plantillas cumpliesen con el ratio (por cada 1.000 habitantes), que en Madrid es del 4,9% frente al 8,4% de la media europea“, señalan portavoces de Satse.

Desde el CSI-F, se denuncia que el adelgazamiento de las plantillas de os hospitales afecta, no solo a las urgencias (que de manera puntual  se ven desbordadas por la gripe en invierno) sino al conjunto del Sistema Nacional de Salud por la falta de estabilidad en el empleo y la precariedad de los contratos que, lamentablemente, generan una pérdida de calidad en la  asistencia que reciben los ciudadanos. Según su análisis realizado “a partir de los datos que publica de manera periódica la Seguridad Social, desde el pasado verano se han perdido 40.941 empleos en toda España“.

El colapso de los hospitales lo provocan los recortes, no la gripe

Las diferentes administraciones achacan al repunte del virus de la gripe estacional como responsable del colapso, pero los colectivos sanitarios denuncian que “el cierre de plantas, la supresión de consultas en Atención Primaria, la reducción de los puntos de atención continuada, que “invitan” a los pacientes a recurrir cada vez más a las urgencias hospitalarias y la destrucción de miles de empleos en la sanidad pública sí son argumentos válidos para explicar lo sucedido en estos primeros días de enero”.

Una saturación de los hospitales públicos madrileños, extensible al de La Paz, al Gregorio Marañon, al Ramón y Cajal y al Severo Ochoa, según las denuncias recogidas por el colectivo que agrupa a los profesionales de la Marea Blanca, que está provocando una derivación a centros sanitarios privados -lo que supone una privatización encubierta- y a que la Comunidad de Madrid incremente sus ingresos a costa del sacrificio del personal sanitario.

A cambio de estos servicios a coste 0, Castilla La Mancha tendrá que hacer lo que se denomina un pago pago capitativo, es decir, de acuerdo con los baremos establecidos por el Fondo de Cohesión Sanitario.

El 95% de estas cantidades se abonará mensualmente y el 5% restante de la cápita y cualquier otro coste que haya sido asumido por la Comunidad de Madrid en una liquidación anual.

La tijera de Cospedal en los hospitales de Castilla La Mancha

Desde que asumió el Gobierno Regional, María Dolores de Cospedal, ha recortado los fondos destinados a la Sanidad Pública en Castilla La Mancha, que definió hace cuatro años “en bancarrota”

El primer plan (2011-2013) redujo los presupuestos en más de 400 millones en Sanidad, la cifra más alta de todas las partidas donde metió la tijera y que se ha prolongado en los siguientes ejercicios presupuestarios, Según denuncia CCOO, en 2014 el presupuesto sanitario “se ha reducido en un 18 por ciento comparado con el más alto desde 2009”. En 2015, año electoral, el presupuesto de Sanidad se ha aumentado en apenas 20 millones de euros sobre el del pasado año.

Recortes que provocaron la supresión del servicio nocturno de urgencias en 21 municipios de la comunidad -paralizado de manera cautelar por un recurso interpuesto por el Ayuntamiento de Tembleque-, el cierre de plantas en hospitales -como el hospital de Toledo-, de servicios, como en el Virgen de la Luz en Cuenca o, en general, de camas hospitalarias, cambios en los protocolos clínicos o reducción del personal sanitario en la región o la aplicación estricta del decreto de la exclusión de los inmigrantes sin papeles a la tarjeta sanitaria -la única comunidad que no ha establecido excepciones a la norma-, como vienen denunciando diversas plataformas y asociaciones castellano manchegas.

Una situación “grave” que se implementa si se añaden los recortes del gasto público en dependencia, un 32% del de presupuesto, hasta quedarse en los 96 millones previstos para este año y que puede paralizar las ayudas especiales para niños con discapacidad -la atención psicológica, logopedia fisioterapia y otras terapias para niños con algún tipo de discapacidad. tal y como denuncian las asociaciones de defensa de la Sanidad de Castilla La Mancha.