Alemania: la verdad de sus quitas y subvenciones

 

Una vez terminada la Segunda Guerra Mundial Estados Unidos vino al rescate de la desolada Europa y en 1947 aprueba el «European Recovery Program», conocido como Plan Marshall. Un paquete de ayudas económicas con el doble objetivo de evitar la ruina de Europa occidental y frenar el avance del comunismo. La parte no comunista de Alemania, la recién constituida República Federal Alemana (RFA) obtuvo 1.173, 7 millones de dólares, unos 1.178 millones de euros, entre 1948 y 1951. Fue el tercer país europeo que recibió más dinero, tras Francia y Gran Bretaña; más que Italia y Grecia.

Acuerdo de Londres de 1953. La condonación de parte de la deuda de Alemania y otras medidas extraordinarias

El famoso “milagro alemán” como se denominó a su extraordinario desarrollo económico, no es fruto solo de los esforzados trabajadores alemanes, sino el resultado de las ayudas externas y de la condonación de su deuda.

La ayuda del Plan Marshall no fue suficiente, la RFA seguía sumida en una grave crisis que le imposibilitaba pagar las deudas contraídas y se encontraba al borde de la quiebra. Ante esta situación, los principales acreedores: el Reino Unido, Francia y Estados Unidos, pero también, Grecia y España, se reunieron en Londres para buscar una solución.

Aunque Alemania era la responsable de las 2 conflagraciones mundiales que dejaron arruinada a Europa, se quería evitar errores del pasado, cuando tras la Primera Guerra los vencedores obligaron a Alemania a pagar inmensas cantidades de reparación, lo que allanó la llegada de Hitler al poder y su primera medida fue suspender los pagos por reparaciones de guerra.

La deuda reclamada a Alemania con anterioridad a la Segunda Guerra Mundial se elevaba a 22.600 millones de marcos, junto a los 16.200 millones de marcos de la posguerra. El acuerdo alcanzado en Londres el 27 de febrero de 1953, redujo las cantidades a 7.500 millones y 7.000 millones de marcos, respectivamente. Representaba una reducción del 62,6%. También, se suspendió el abono de los intereses de empréstitos extranjeros hasta una futura reunificación del país.

Además, el Acuerdo era sensible a que las condiciones de reembolso de la deuda permitiera a Alemania mantener un “alto nivel de crecimiento y una mejora de las condiciones de vida de la población”, por lo que se establecía la posibilidad de suspender los pagos y renegociar las condiciones si se producían cambios sustanciales que limitaran sus recursos. Otra medida excepcional fue la aplicación de una reducción drástica del tipo de interés, que osciló entre 0 % y 5 %. Alemania no destinó nunca más del 4,2 % de los ingresos al pago de la deuda. Finalizó el pago en 1983. Cuando se produjo la reunificación en 1990, Alemania tenía que abonar los intereses que estaban en suspenso, empezó a pagar en el año 1996 y terminó el 3 de octubre de 2010, la cantidad se había reducido a 69,9 millones de euros.

 

Ayudas a la reunificación de Alemania: Uno de los más beneficiados de los Fondos Europeos

 

Alemania ha obtenido muchas ayudas para la unificación o reunificación. La República Democrática Alemana, RDA, estaba arruinada, el PIB de la zona comunista no llegaba al 43% de la media de la zona occidental. Sin embargo, el proceso político de reunificación se realiza sumando los “länder” de la zona oriental a Alemania y con ello, pasaron a formar parte de la Unión Europea. Un hecho sin precedentes, nunca antes ni tampoco después ha ocurrido algo así, ya que los procesos de integración en la Unión Europea duran años y se exige que los candidatos cumplan con criterios económicos y políticos.

Entre 1991 y 1993 la Unión Europea aprobó de forma urgente un paquete de créditos anuales para mejorar la crítica situación económica de Brandenburgo, Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Sajonia, Sajonia-Anhalt y Turingia.

Tras este primer periodo de ayuda extraordinaria, las ayudas se articularon mediante los Fondos Europeos. Entre 1994-2013, Alemania ha recibido más de 80.000 millones de euros, según los datos del Departamento de Política Regional de la Unión Europea, siendo uno de los países más beneficiados.

Comparativamente, mucho más que España, según datos de La Caixa. En ese período recibió por los Fondos Estructurales y de Cohesión unos 91.000 millones de euros.

Sí tenemos en cuenta que la antigua RDA tenían una población de poco más de 16 millones de habitantes, que se redujo hasta los 12,5 millones y una superficie de 108.333, en España la población en 1993 era de unos 39 millones de habitantes que llegó a 46 millones de 2013 y una superficie casi 4 veces mayor.

Alemania también recibió en 2007, 12.800 millones de euros para ayudar a los trabajadores que perdieron su trabajo por el cierre algunas empresas como la telefonía móvil Ben-Q. En 2009, 5.500 millones por el cierre de varias filiales de Nokia

Alemania es el país que más subvenciones ha recibido del Fondo de Solidaridad, partida que existe para aportar ayudas en casos de desastres naturales, 444 millones en las inundaciones de 2002 y 166 millones por la tormenta que afectó al norte del país.

El Tratado de Lisboa y la excepción de Alemania

En su artículo 107 sobre la incompatibilidad de las ayudas de Estado que puedan amenazar o falsear la competencia, Alemania está excepcionada. El propio artículo recoge que las ayudas concedidas con objeto de favorecer la economía de determinadas regiones de la República Federal de Alemania, afectadas por la división de Alemania, en la medida en que sean necesarias para compensar las desventajas económicas que resultan de tal división. Cinco años después de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, el Consejo podrá adoptar, a propuesta de la Comisión, una decisión por la que se derogue la excepción.