Ajetreada mañana judicial de Esperanza Aguirre

Mañana de carreras por los juzgados de Esperanza Aguirre. A primeras horas, conoció el archivo de la causa por el ‘incidente’ de tráfico. El Juzgado de Instrucción número 14 de Madrid ha acordado el sobreseimiento provisional y el archivo de la causa abierta por el incidente que tuvo la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, con agentes de movilidad, tras aparcar su vehículo en el carril bus de la calle Gran Vía de Madrid.

En el auto se recoge que ha quedado “suficientemente acreditada la desobediencia y las lesiones por imprudencia” denunciadas. El instructor tampoco observa que sean “constitutivos de infracción penal” los daños ocasionados en la motocicleta de uno de los agentes que arrolló cuando abandonar el lugar donde se produjeron los hechos.

El fiscal superior de la Comunidad de Madrid, Manuel Moix, ha manifestado que el asunto se encuadra en la comisión de una falta y no en un delito, aunque ha afirmado que  tendrán que estudiar la argumentación del juez para decidir o si se  recurre o no el archivo.

La Cruz, la querella de Podemos seguirá adelante, no ha habido conciliación

No hubo acuerdo con Podemos en el acto de conciliación y la formación que dirige Pablo Iglesias se querellará contra Esperanza Aguirre, por sus declaraciones donde se refería a la vinculación de este partido con el chavismo, el castrismo y ETA.

Una hora en los juzgados no sirvieron para que Esperanza Aguirre se retractara ni pidera disculpas. La secretaria de  Análisis Político y Social, Carolina Bescansa, ha lamentado el “nerviosismo” de Aguirre y que no se haya retractado. “Tendrá que ser la vía judicial la que le explique a la señora Aguirre que a los adversarios se les combate con argumentos e ideas y no lanzar calumnias”, ha declarado, tras acusar a la conservadora de haber “presidido uno de los gobiernos más corruptos que se recuerdan a nivel autonómico”.

Por su parte, Esperanza Aguirre, salía de los juzgados con copias del acto de conciliación para entregar a la prensa y ha subrayado que ella se limitó a leer portadas de ‘El País’ y ‘El Mundo’, informaciones que “no fueron ni desmentidas ni rectificadas”, razón por las que considera que no pueden ser motivo de querella.