Francisco critica la ‘compasión mundana’

 

El Papa Francisco ha criticado la existencia de una «compasión mundana» ante los más necesitados que hace que «como mucho» la gente «se meta la mano en los bolsillos y dé una moneda» durante su discurso ante una multitud de jóvenes filipinos en el marco de su visita a Manila.

El Sumo Pontífice ha improvisado gran parte de su discurso en una universidad de Manila para responder las dudas que ha planteado Jun, una niña que ha vivido en las calles de Filipinas y que ha preguntado por qué Dios «lo permite» y «sólo unas pocas personas ayudan».

«Cuando el corazón de hacerse esta pregunta y llorar podremos entender», ha afirmado el Papa Francisco, que ha criticado la existencia de una «compasión mundana» por la que «como mucho nos metemos la mano en el bolsillo y damos una moneda», ha informado ‘La Repubblica’.

«Si Cristo hubiese tenido este tipo de compasión habría pasado, habría curado a tres o cuatro personas y habría regresado con el Padre», ha explicado el Papa Francisco ante los casi 30.000 jóvenes que se han concentrado en el campus de la universidad de Santo Tomas de Manila.

JOVEN VOLUNTARIA FALLECIDA

El Pontífice también ha dedicado parte de su discurso a recordar a la joven voluntaria de 27 años que falleció el sábado al caerse una de las torres colocadas para la misa que celebró en la ciudad de Tacoblan. «Deseo que todos vosotros, jóvenes como ella, recemos y guardemos un minuto de silencio por ella», ha pedido.

En este sentido, el Papa Francisco ha resaltado el papel de la mujer en la sociedad, indicando que «las mujeres tienen mucho que decir». «Muchas veces somos machistas, pero una mujer es capaz de ver las cosas con otros ojos, con una mirada diferente», ha afirmado.

MISA MULTITUDINARIA DE FRANCISCO EN EL PARQUE RIZAL

Después de este encuentro con jóvenes, el Papa Francisco se ha dirigido al parque Rizal de Manila, para celebrar una misa al aire libre a la que han asistido millones de personas, recordando a celebrada hace veinte años por el Papa Juan Pablo II, a la que asistieron cinco millones de personas.

Parte de esta misa ha estado dedicada a las víctimas del tifón ‘Haiyán’. Horas antes de que diese comienzo, miles de personas ya se habían concentrado, procedentes de todas partes de Filipinas, un país con 80 millones de católicos.

Esta misa será el broche final de la visita de seis días que el Papa Francisco ha realizado por Asia y que comenzó el martes pasado en Sri Lanka. Está previsto que Francisco regrese el lunes a Roma.