Resbalón del Papa Francisco I

El Papa Francisco, sin duda uno de los hombres del pasado 2014, quien ha conquistado a creyentes y no creyentes, ha protagonizado su primer resbalón de 2015 con unas polémicas palabras a bordo de un avión tras su viaje a Manila.

El Sumo Pontífice se enredaba en una parábola adaptada al siglo XXI para explicar su postura acerca de los atentados de París. Aun defendiendo la libertad de expresión, Francisco I pretendía transmitir que no se puede ofender  la religión y que la libertad de expresión debía tener algunos límites diciendo que si un amigo insultaba a su madre lo más normal es que se llevara un puñetazo.

Para el Papa Francisco ciertas bromas  sobre la religión suponen una provocación y una ofensa y esto no se puede permitir. Sin ánimo de justificar lo ocurrido, el representante del Dios cristiano en la tierra, lo ha hecho en cierta manera con estas palabras, lo cual ha suscitado una oleada de comentarios y reacciones a favor y en contra (principalmente en contra) de estas declaraciones y ríos de tinta se están escribiendo en todo el mundo. Algunos, han preguntado por el tan manido dogma cristiano que predica que hay que poner la otra mejilla.

Para Francisco I, la libertad de expresión y la de religión son muy importantes y se tiene que encontrar el equilibrio para que la una no interfiera en la otra, “lo que ha ocurrido en París nos parece increíble, pero ¿Cuántas guerras por la religión ha habido?, Decía Bergoglio  en esta especie de misa aérea improvisada.