Giorgio Napolitano firma su dimisión como presidente de Italia

EP / IRISPRESS

El presidente de Italia, Giorgio Napolitano,ha firmado este miércoles su carta de dimisión, que será remitida a la Cámara de Diputados y al primer ministro del país, Matteo Renzi, para iniciar el proceso de nombramiento de un nuevo mandatario, ha informado la prensa italiana.

Napolitano ha firmado a las 10.35 horas tres cartas de dimisión que serán enviadas al secretario general de la Presidencia de la República, Donato Marra, al Parlamento y al ‘premier’. De 89 años de edad, Napolitano abandona la Presidencia del país sin haber terminado su segundo mandato, tal y como ya había avisado cuando fue reelegido, según ha informado el diario ‘La Republica’.

Hecho esto, en el patio del palacio le han recibido con honores militares, tras lo cual, después de despedirse del personal del Quirinale, el ya expresidente y su mujer se han subido a un coche que les ha trasladado a su residencia en el barrio romano de Monti, donde han sido recibidos por numerosos ciudadanos.

Con este gesto, Napolitano ha puesto fin hoy a la que es la presidencia más larga hasta la fecha, tras ocho años, ocho meses y seis días en el cargo y una reelección. A partir de ahora, Napolitano, de 89 años, será solo senador vitalicio.

Renzi, que ayer ya había rendido homenaje a Napolitano en la Eurocámara, le ha dado hoy las gracias con un escueto “#GraziePresidente” a través de su cuenta en Twitter que rápidamente se ha convertido en ‘trending topic’ en la red social.

Está previsto que este sábado se celebre una fiesta en la plaza Madonna dei Monti de Roma, para celebrar la vuelta a casa de Napolitano tras sus años como presidente de la República de Italia.

El ya expresidente del país tiene previsto volver a instalarse en su casa con su mujer, Clio Bittoni, y trabajar en un estudio del Palacio Giustiniani, la sede del Senado. “Estoy feliz de volver a casa”, ha asegurado Napolitano, en unas palabras dirigidas a una niña que se ha encontrado al dejar el cargo. “El país permanece unido y tranquilo”, ha afirmado.

SUCESOR, PARA FINAL DE MES

Posteriormente, en un acto de presentación de un libro, el primer ministro ha confiado en que “razonablemente a fin de mes” Italia tendrá un nuevo presidente de la República. Entretanto, el presidente del Senado, Pietro Grasso, ha asumido de forma interina la jefatura del Estado.

Napolitano ya había adelantado el mes pasado que abandonaría en enero el Quirinale, por lo que los partidos políticos llevan semanas manteniendo contactos sobre su sucesor. En particular, está habiendo conversaciones entre el gobernante Partido Democrático y Forza Italia, el partido del ex primer ministro Silvio Berlusconi. La ‘número dos’ del PD, Debora Serracchian, ha confiado hoy en que esperan que haya presidente en la “cuarta o quinta votación”.

Así las cosas, en los últimos días se están haciendo quinielas sobre quién asumirá la jefatura del Estado. Para la votación del 29 de enero ya se ha descartado el actual presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, cuyo nombre había sonado con fuerza. “Es un gran honor ser tenido en consideración, pero no es mi trabajo”, ha afirmado, asegurando que está “contento” al frente del BCE y con el trabajo que está realizando.

POSIBLES SUCESORES

Otro de los nombres que se ha mencionado es el del exprimer ministro y expresidente de la Comisión Europea Romano Prodi. Aunque ‘il Professore’, como se le conoce en Italia, no se ha pronunciado aún, desde ‘Il Corriere della Sera’ apuntan que su nombre podría aparecer en las primeras rondas de voto a iniciativa de los adversarios de Renzi en las filas del PD.

Precisamente, también se habla del actual secretario general del PD, Walter Veltroni, como candidato. Según el citado diario, su nombre podría llegar a ser respaldado por Berlusconi pero no está claro si realmente su partido quiere proponerle o su nombre ha surgido con el fin de frenar a los rivales internos del primer ministro.

También se habla de Piero Fassino, actual alcalde de Turín y ex secretario general del Demócratas de Izquierda; de Giuliano Amato, primer ministro en dos ocasiones; Sergio Mattarella, juez del Tribunal Constitucional, pero no se descarta que finalmente pueda surgir otro nombre de último momento que logre el consenso.

Desde la ultraderechista Liga Norte, su líder Matteo Salvini, ha confiado en que el próximo presidente “no sea otro de izquierda” y que su designación “no sea mercancía de cambio entre Renzi y Berlusconi”. “Nos gustaría que fuera un técnico y no un político, alguien que haya hecho algo por Italia”, ha añadido.