Cristiano Ronaldo se lleva el Balón de Oro

Con un espectacular grito de guerra, como una declaración de intenciones, celebró Cristiano Ronaldo su tercer Balón de Oro justo antes de que su pequeño subiera con él al escenario -más asustado que otra cosa- y de que su madre le abrazara sollozando.

El Portugués ha recibido una vez más esta distinción, por segundo año consecutivo. En su contra sólo jugaba el mal mundial de la selección portuguesa, en su favor una cuenta goleadora que le encumbró en la pasada temporada como máximo goleador de la Liga española y de la Champions League. Crisitano era el favorito pese a las campañas en contra de Blatter y Platini, cuya relación con el astro portugués es especial. Ninguno de los dos le tiene como santo de su devoción y ambos habían manifestado su apoyo al alemán Manuel Neuer en público.

Cristiano tuvo palabras de agradecimiento en primer lugar para su familia, y después para su entrenador y sus compañeros. Este año no lloró, este año vimos a un Cristiano plenamente consciente de que se merecía levantar el preciado trofeo, un Cristiano exultante, competitivo, ganador…vimos a Cristiano Ronaldo.

Méritos no les faltaban a sus compañeros de nominación, pese a cuestionable pasada temporada de Lionel Messi, el argentino es el argentino y no tenerle en la triada ganadora habría sido un despropósito, como no incluir a Manuel Neuer, campeón del mundo y actualmente el mejor portero del universo futbolístico.

El Balón de Oro para el mejor entrenador fue para el campeón del mundo, Joachim Löw, y el premio Puskas al mejor gol se lo llevó el trallazo incontestable de James a la selección de Uruguay en el mundial.

El fútbol femenino tuvo como protagonista al Wolfsburgo.  Nadine Kessler se llevó el premio a la mejor jugadora del planeta,  y su técnico Ralf Kellermann fue elegido mejor técnico en fútbol femenino.

En los próximos días asistiremos al debate de cada año, que si tal o cual votó a no se quién, que si yo no voté a este otro…pero en el palmarés individual de Cristiano Ronaldo ya figura este tercer balón de oro que le sitúa a uno de Messi, y en nuestra memoria colectiva ya queda haber podido ver jugar y competir a estos dos fuera de serie.