Detenidas 49 personas por tráfico ilícito de medicamentos

La Guardia Civil ha detenido a 49 personas, en el marco de la operación ‘NOISA‘. Doce de ellas farmacéuticos, desarticulando una red dedicada al tráfico ilegal de medicamentos producidos de forma controlada para personas que se encuentran bajo un tratamiento determinado, a través de la operativa conocida como ‘comercio inverso’.

Según indica la Guardia Civil en una nota de prensa, la investigación se inició tras interponer una asociación infantil de lucha contra el cáncer una denuncia, donde se ponía en conocimiento de la Benemérita el desabastecimiento en el mercado de ciertos medicamentos para el tratamiento de enfermedades oncológicas. A partir de la denuncia, se realizó una investigación que permitió identificar a una organización “perfectamente estructurada que operaba en todo el territorio nacional, especialmente en Barcelona, Coruña, Lugo, Valencia y Madrid”.

Poseían más de 60.000 euros y más de 1.200 envases de medicamentos

En los registros efectuados, realizados en Barcelona, A Coruña, Lugo, Valencia y Madrid, se han incautado gran cantidad de fármacos, entre los que se encuentran más de 1.200 envases de medicamentos psicotrópicos, un revólver, 60.000 euros y 4.000 dólares, numerosa documentación, equipos informáticos y seis vehículos de alta gama. Igualmente se han intervenido numerosas cuentas corrientes y otros productos financieros.

Los detenidos están acusados de delitos de organización criminal, contra la salud pública, y contra la hacienda pública. Actuaban apoyándose en un entramado empresarial declarado en parte como almacén mayorista de medicamentos, adquirían fármacos de diversa naturaleza directamente de un número considerable de farmacias distribuidas en diversos puntos de España eludiendo el canal regular de fabricación y distribución de medicamentos.

Este sistema constituye una práctica prohibida, ya que las farmacias únicamente pueden dispensar a particulares y nunca a  empresas o distribuidores. Para dificultar ser detectados, la organización creó un entramado de más de 40 empresas pantalla, que le servían de tapadera para justificar los envíos y cuadrar las actividades económicas.