Marcos Martínez vuelve a la Diputación tras su imputación por la ‘operación Púnica’

Marcos Martínez, el que fuera presidente de la Diputación de León hasta que fue imputado en la trama de corrupción conocida como operación Púnica, ha vuelto a la institución tras permanecer 45 días en prisión.

Expulsado del PP en contra de su voluntad y obligado a renunciar a la presidencia de la Diputación de León, Marcos Martínez ha asistido a la sesión plenaria que se ha celebrado hoy como diputado ‘raso’ no adscrito a ningún grupo parlamentario.

A Marcos Martínez se le imputan los delitos de negociaciones prohibidas a funcionarios, prevaricación, revelación de secretos, tráfico de influencias, cohecho y fraude, que le mantuvieron en la prisión de Navalcarnero 45 días.

Marcos Martínez y la operación Púnica

En la trama descubierta fueron detenidas 51 personas, incluído Marcos Martínez y Francisco Granados, ex vicepresidente de la Comunidad de Madrid, , seis alcaldes y otros cargos públicos en una operación contra la corrupción municipal.

Los políticos que presuntamente formaban parte de la trama de corrupción investigados por el juez Eloy Velasco de la Audiencia Nacional y conocida como operación Púnica, cobraban supuestamente comisiones de hasta el dos y el tres por ciento de cada contrato

La trama de la Operación Púnica habría intervenido en contratos de servicios públicos por valor de 250 millones de euros, según la Fiscalía Anticorrupción. La trama no estaba organizada para financiar a los partidos políticos sino que alimentaba el lucro personal de los políticos implicados, que según cálculos estimativos, habrían obtenido entre cinco y siete millones de euros por las adjudicaciones y contratos amañados.

Tras la detención de Marcos Martínez, el juez decretó su ingreso en prisión -en la cárcle de Navalcarnero- donde permaneció 45 días. Durante este periodo, Marcos Martínez se negó en un principio a presentar su dimisión al frente de la Diputación asi como darse de baja del PP, el partido en el que militaba.

Finalmente depuso su actitud y fue expulsado del PP