La crisis en Dubai: vehículos de lujo abandonados

Vehículos de lujo abandonados en plena vía pública. Ya ven, la crisis económica golpea a todos los países, y los ‘pobres’ ricos de Dubai -naturales o extranjeros afincados en él- se ven obligados a dejar que el polvo del desierto acabe con parte de sus posesiones más valiosas: sus coches de lujo (la exhibición de la riqueza pasaba por lucir la adquisición de los vehículos más lujosos y ostentosos.

coche abandonado

Un abandono de autos de altísima gama -se cuentan por miles, según las fuentes locales- en estacionamientos de aeropuertos o en las cunetas de las principales autovías que se está convirtiendo en todo un problema para las autoridades dubaitíes, que no dan a basto para retirarlos.

coche abandonado La crisis financiera que afecta a todo el mundo de manera general y de manera particular a este país del Golfo Pérsico ha pinchado de manera grave la burbuja inmobiliaria en el emirato; una situación agrabada por la posterior crisis de los precios del petróleo -la brusca caída de sus precios- está afectando también a los multimillonarios y extranjeros afincados en este país.

coche abandonado Se dá la circustancia que en Dubai no pagar una deuda con el banco o emitir un cheque sin fondos es un delito grave, castigado duramente por el Código Penal. Por ello, los nuevos ricos agobiados por las deudas han decidido emprender una salida del país hacía otros zonas del planeta dejando ‘aparacados’ sus autos en cualquier lugar.

Coches de lujo abandonados con las llaves puestas

Ferraris, Porsches, BMW’s y Mercedes y otros autos de lujo son abandonados de forma regular en el estacionamiento del Aeropuerto Internacional de Dubái, según se puede observar en las fotos. Algunos con los documentos en su interior y mensajes pidiendo disculpas en los limpiaparabrisas y, en ocasiones, con las llaves puestas.

coche abandonado El año pasado,  uno de los cuatrocientos Ferrari Enzo que fueron construidos, tuvo que ser trasladado por la grúa después de pasar varios meses empolvándose en un estacionamiento. El motor de un millón de dólares fue subastado junto a otros Ferraris, Porsches, Range Rovers y Mercedes recogidos del costado de las vías.