Vía libre a la Ley de Caza de Cospedal que permite abatir perros y gatos

El Gobierno de María Dolores de Cospedal aprueba en vísperas de Nochebuena el proyecto de Ley de Caza y lo envía a las Cortes regionales para que la debata y le dé su visto bueno. Su intención es que entre en vigor  la próxima temporada de caza.

El texto aprobado no ha modificado ninguno de sus apartados más polémicos y que dio lugar al surgimiento de una Plataforma Ciudadana que llegó a recoger 100.000 firmas solicitando su retirada o modificación su articulado.

Ecologistas en Acción lamenta que aspectos como “el cierre de caminos públicos y senderos ecoturísticos para que se celebren monterías, la construcción de vallados cinegéticos y pistas en pleno parque nacional de Cabañeros”, se producirán con la entrada en vigor de la ley.

La caza por encima de los derechos de los animales

Más duros en sus calificativos sobre la ley son los vertidos por el partido animalista PACMA quien asegura que incentiva “un modelo de caza más intensivo y comercial” y supone “un mayor perjuicio aún sobre los intereses de animales salvajes e, incluso, de los domésticos”.

PACMA subraya que el texto permite “el uso de métodos tan crueles como la caza con lanzas o lazos”, autoriza abatir a tiros y capturar a animales domésticos, como perros y gatos, y reduce a la mitad las sanciones más graves para aquellos cazadores que no cumplen con la norma. Asi como que mantiene la edad mínima para cazar en los 14 años.

Unas opiniones que contrastan con las que mantiene el ejecutivo regional quien subraya que el texto cuenta con novedades como los planes de conservación del patrimonio cinegético de las especies más sensibles, otorga mayor”agilidad” a los trámites, de modo que sea “más rápida la creación, ampliación o segregación de cotos”. Y que en todo momento se “garantiza la conservación de la naturaleza”.