El regreso del “Niño” pródigo

Han pasado 7 años desde que aquel joven con cara de niño eterno abandonara el Calderón rumbo Liverpool para convertirse en la estrella que en el Atlético de Madrid no podía llegar a ser. Y ahora vuelve para recibir el calor que en los últimos años no ha podido generar. Torres vuelve a su casa, al abrigo de otro que también se fue para más tarde regresar como jugador y después como entrenador. Torres vuelve para cobijarse abjo ala protectora de Diego Pablo Simeone.

Tras cuatro temporadas en la ciudad que vio forjarse la leyenda de los Beatles, Fernando Torres hizo las maletas para marcharse a Londres, al Chelsea, convirtiéndose en el fichaje más caro de la Premier League, pero eso y una rotura del menisco externo de la rodilla derecha cuando aun militaba en las filas del Liverpool, en enero de 2010 , fue el principio del fin de aquella supernova que prendió en el primer torneo de Brunete y que terminó de explotar bajo las órdenes de Rafa Benítez. Londres pudo con él, tardó meses en marcar con el Chelsea y era frecuente verle en el banquillo jornada tras jornada. Con el desembarco de José Mourinho la pasada temporada en la capital del Reino la cosa no ha ido mejor. En agosto de este año los huesos del “Niño”, ya convertido en hombre, fueron a dar cedidos al AC Milan, donde tampoco hemos podido ver al ídolo que levantaba de un salto Anfield y el Calderón.

Torres y la Selección

En el Camino, Torres nos dio una Eurocopa con su gol en la final de 2008 ante Alemania, y fue campeón del mundo forzando la máquina y arriesgando. Esa rotura del menisco externo de la rodilla derecha fue la responsable de que Torres empezara a ser algo menos Torres, pero si le preguntas a él, probablemente dirá que ganar un mundial con la mejor generación de futbolistas que ha visto España mereció la pena. Después, volvería a reivindicarse marcando ante Italia en la final de la Euro 2012. Es el tercer máximo anotador de la Selección Española.

Un regreso esperado

Así, un Torres ya acostumbrado a estar bajo el foco, a ser cuestionado cada vez que Del Bosque le ha llamado después de 2010 emprende el regreso al lugar del que sí debió salir, pero al que ahora es vital que regrese. Torres viene cedido por el Milan en un intercambio por Alessio Cerci, un jugador que no parece contar en exceso para Simeone y que vestirá la elástica del Milan hasta junio del 2015.  Para que esto haya sido posible ha sido necesaria la colaboración del Chelsea, que ha tenido que dar el visto bueno a la operación porque Torres ha seguido siendo suyo hasta hace dos días, cuando se hacía oficial su desvinculación del equipo inglés para pasar aser a todos los efectos propiedad del Milan, y también la del jugador, que ha aceptado reducir considerablemente su ficha para volver a vestir de rojiblanco. Pero hay cosas que no se compran con dinero, porque Torres, en el Calderón, jamás caminará solo.