Centros de Salud piden el cierre por Navidad

 

«En beneficio de todos…. eviten sus visitas a los centros de salud en el periodo del 22 de diciembre al 7 de enero, por tener dificultades para encontrar suplentes». A tenor de los datos de paro en el sector sanitario, parece que las dificultades se deben no tanto a la falta de personal como a la de recursos económicos para contratarlos. El cartel ha sido colocado en la entrada de un Centro de Salud de Madrid y está recorriendo las redes sociales desde hace unos días.

Cartel Centros de Salud

El colectivo sanitario quiere denunciar dando publicidad a la octavilla o al vídeo que acompaña a esta información la situación de recortes en capital humano que se viene produciendo en la Comunidad de Madrid desde hace varios años en los Centros de Salud. A ojos de profano, no parece razonable que en esta época -la navideña- tan proclive a los accidentes domésticos, ya sea por ‘los famosos cortes jamoneros’, las indisgestiones y, cómo no, las primeras gripes de la temporada limitar la asistencia en el primer eslabón de la cadena sanitaria: la Atención Primaria.

«¿La alternativa pasará por colapsar los servicios de urgencias de los hospitales públicos para que los ciudadanos tengan una percepción cada vez más desoladora de la Sanidad Pública y decidan utilizar sus ahorros en seguros privados para recibir asistencia pronta y sin masificación?», se preguntan fuentes sanitarias consultadas por Irispress en clave de ironía.

De hecho, el número de personas que optan por contratar un seguro privado sanitario no hace más que aumentar año a año y en 2012 ya eran casi diez millones y medio de españoles quienes descuentan de sus exiguas nóminas el dinero destinado a pagar estos seguros.

Comisiones Obreras denuncia en su informe relativo al Gasto Sanitario en España en 2013 que los recortes de 7.267 millones entre 2012 y 2014 -«un paso atrás de una década»- tienen un efecto directo sobre la Atención Primaria. «Las fuertes restricciones en el Capítulo I de los presupuestos -los recursos humanos- suponen una disminución de las plantillas y una reducción de los salarios».

Incremento de la carga de trabajo en los Centros de Salud

La mayoría de los profesionales sufren un incremento de carga de trabajo y del ‘burn-out’ tan característico entre el personal sanitario», subrayan. En Atención Primaria -los centros de salud- «el incremento de la actividad ha elevado la carga de trabajo de cada profesional: un 12,1% de media, un 16,3% en pediatría, un 14,8% en enfermería y un 6,1% en medicina de familia».

Pero el problema de los Centros de Salud, según denuncian profesionales vinculados a AME, Asociación Madrileña de Enfermería, va más allá de la carga laboral, porque «los recortes suponen el uso de material cada vez mas barato y en consecuencia de peor calidad». Gasas cada vez más finas que apenas absorben los fluidos, esparadrapos que solo se pegan a los guantes, sabanillas cubre camillas sustituidas por papel que al contacto con el paciente se agrietan y se rompen, y guantes protectores que se rompen al ponerlos.

Situaciones que si no fuera un asunto tan serio parecería extraído de una sit com. «En ocasiones hemos tenido que pedir a los pacientes que traigan toallas de su casa para que no se mojen si hay que extraerles un tapón de cerumen ya que lo único que hay para proteger su  ropa es papel». Según denuncian estos profesionales, «los pedidos de material cada día son más exiguos», se «eliminan del calendario infantil gratuito de vacunas como el neumococo» y los pediatras se ven en la obligación de recomendar a los padres que paguen de su bolsillo este remedio que previene contra la neumonía infantil. «Recortes que restan salud y prevención y eso que el lema de la Atención Primaria es eso, prevenir».

Porque  lo de los suplentes no lo tocan. «Nuestros gestores sanitarios parecen preferir el pago de incentivos a los suplentes. Es común -relatan-, ver a compañeros doblando turnos para cubrir las vacantes de otros compañeros, con ello se ahorran el dinero que supone una contratación nueva que sale más caro que pagar el plus a quien dobla turno o cuando se decide que ante un compañero de baja, sencillamente se cierra las agendas y solo se atienden las consultas urgentes».

Por ello, a los redactores de la octavilla les proponen una nueva redacción: «En beneficio de todos y para poder prestarles mejor atención, les rogamos que, en la medida de lo posible, cambien sus visitas al centro de salud por visitas al centro comercial. Nosotros hemos cambiado los fondos destinados a profesionales sanitarios por fondos destinados a alumbrado navideño, así que disfruten de las luces».