Ocho menores asesinados a puñaladas en Australia

 

Siete de los ocho niños de edades comprendidas entre los 18 meses y los quince años que han sido encontrados muertos en una vivienda de Cairns, en el estado de Queensland, en el noreste de Australia, son hermanos y su madre se encuentra herida ingresada en un hospital, según ha informado el diario australiano ‘The Age’.

“La mujer que están en el hospital es la madre de la mayoría de los niños que han muerto. No se ha llevado a cabo todavía la identificación. Creemos que es la madre de siete de los niños”, ha explicado el inspector de la Policía de Cairns Bruno Asnicar.

La Policía ha asegurado que está investigando lo sucedido y que, por el momento, no hay “sospechosos” de este crimen. El otro niño fallecido sería pariente de los siete hermanos. Todos los fallecidos han muerto apuñalados y la mujer, de 34 años de edad, también presenta heridas por arma blanca.

Este suceso ha tenido lugar días después de que el pasado martes un hombre irrumpiera en una cafetería de Sídney y tomara como rehenes a las 17 personas que se encontraban en su interior, un crimen que se saldó con la muerte de tres personas, entre ellas el atacante.

Los equipos de emergencia se han trasladado a una vivienda de la calle Murray, donde se ha declarado una escena del crimen.

“Durante un examen de la residencia, la Policía ha localizado los cuerpos de los menores”, ha dicho la Policía a través de un comunicado, en el que ha agregado que una mujer de 34 años de edad se encuentra herida.

El inspector Bruno Asnicar, que ha dicho estar ayudando a la Policía en las investigaciones, ha asegurado que “por el momento, no hay necesidad de que el público se preocupe más allá del hecho de que se trata de un suceso trágico”.

“La situación está controlada en estos momentos. No debería haber preocupación alguna por parte de nadie que esté al margen de esta situación”, ha agregado.

El suceso ha tenido lugar apenas unos días después de que un hombre irrumpiera en una cafetería de Sídney y tomara como rehenes a las 17 personas que se encontraban en su interior, un suceso que se saldó con la muerte de tres personas, entre ellas el atacante.