El banco de Rusia interviene para apoyar el rublo

La cotización del rublo frente a las principales monedas internacionales prosigue su recuperación, iniciada ayer tras la decidida intervención del Banco de Rusia y el Gobierno ruso, y se afianza en su cambio más bajo desde el pasado lunes a la espera de la macrorrueda de prensa que protagonizará Vladimir Putin, en la que el presidente de Rusia hará su primer balance público de la situación.

En concreto, el cambio del dólar ha llegado a caer en torno a un 4% y se situaba al comienzo de la jornada en 58,1249 rublos, cuando hace apenas dos días había llegado a 80 rublos. Por su parte, el euro bajaba hasta los 71,6098 rublos, desde los 100 rublos del pasado martes.

La estabilización de la moneda rusa se trasladaba al parqué moscovita, que cerró la sesión del miércoles con subidas superiores al 14%, y permitía al índice RTS, denominado en dólares, anotarse un alza del 4% en las primeras horas de negociación de este jueves.

Vladimir Putin protagonizará esta mañana en Moscú su tradicional encuentro con los medios en el que hace balance del ejercicio y para el que en esta edición, la décima desde su llegada al poder, se han acreditado 1.259 periodistas de todo el mundo.

Se espera que la rueda de prensa, en la que suelen tener prioridad los temas nacionales y regionales de Rusia, se extienda durante varias horas, después de que la del año pasado alcanzara las cuatro horas de duración.

La edición de menor duración fue la de 2001, la primera en celebrarse, cuando Putin atendió a los medios durante 1 hora y 33 minutos, mientras que la más larga fue la de 2008, que se prolongó durante 4 horas y 40 minutos.

INTERVENCIÓN DEL BANCO DE RUSIA.

En el día de ayer, el Banco de Rusia anunció una serie de decisiones dirigidas a la estabilización del sector financiero ruso y adelantó que prepara medidas en coordinación con el Gobierno para la recapitalización del sector bancario en 2015.

Entre las medidas presentadas, el Banco de Rusia introducirá una “moratoria temporal” en la exigencia de reconocer la pérdida de valor de las carteras de entidades de crédito y empresas, reduciendo la sensibilidad al riesgo de los partícipes del mercado.

La institución ha planteado además la mejora del mecanismo de suministro de liquidez en moneda extranjera a las entidades rusas, incluyendo la celebración de subastas adicionales si fuera necesario.

El instituto emisor ruso ha informado además de que relajará los criterios por los que los bancos están obligados a provisionar determinadas pérdidas si estas se relacionan con el efecto de las sanciones impuestas a Rusia.