Los tres motivos de Susana Díaz contra Pedro Sánchez

 

 

Susana Díaz ha lanzado el aviso a través de varias filtraciones y ha dejado un mensaje con su firma personal. Sus colaboradores han dejado caer en los medios la insatisfacción de la presidenta andaluza con Sánchez. Tres son los motivos:

El primero, y el más importante: la actitud mediática de Pedro Sánchez y sus continuas asambleas con militantes y simpatizantes por toda España, que ‘desequilibran’ – según el entorno de la andaluza – la balanza en su beneficio para cuando llegue la hora de optar a las primarias. Ella quería un líder de ‘perfil bajo’ sin apenas ‘tono público’, que administrara un periodo de transición y que no pusiera en riesgo su ‘libertad de elección’ llegado el momento para optar o no a las elecciones generales. El creciente liderazgo de Pedro Sánchez entre las bases del PSOE y su posición en las encuestas ha puesto en jaque a la primera dama andaluza que, como la madrastra de Blancanieves, se siente amenazada por éxito del joven madrileño.

El segundo: la presión del entorno de Susana Díaz. Los ex presidentes Chaves y Griñán, a punto de iniciar una nueva fase de lo que en los tiempos oscuros de Felipe González se llamó la ‘agenda judicial’. Ambos serán presumiblemente imputados y la acción implacable –irreflexiva según sectores del PSOE consultados por Irispress Magazine – con la corrupción les obligará – o debería obligarles – a entregar el carné socialista. No es cualquier cosa: han sido los líderes con los que se ha ‘criado’ Susana Díaz y junto a los que ha desarrollado una carrera política desde la cuna hasta la plaza de San Telmo y a los que, por tanto, debe algo más que consideración.

El tercero: las desavenencias que, según fuentes socialistas, ya han surgido entre Pedro Sánchez y la vieja guardia del partido. Sus propuestas más audaces – la nueva reforma propuesta del artículo 135 de la Constitución – centradas en la regeneración democrática – transparencia y puertas giratorias, por ejemplo – y en la parte más social de su discurso crean un claro malestar en Felipe González y su entorno de exministros – de nuevo Griñán y Chaves, por ejemplo – que se sienten atacados por esta estrategia a la que tildan de ‘populista’.

 

Sánchez se consolida frente al malestar de Susana Díaz

 

Por su parte, el tono de autoridad empleado por Sánchez retando a sus adversarios ocultos a dar un paso al frente en las primarias abiertas, en claro desafío a las intrigas de Susana Díaz, responde a la necesidad de consolidar su posición en tiempos revueltos. Por un lado, las encuestas le sonríen. Por otro se ciernen las amenazas electorales de Podemos y, ahora también, de Ciudadanos que pretende competir como la formación de Pablo Iglesias en el campo de los votantes socialistas. Sánchez, esforzado en fijar su autoridad frente a los contrincantes ‘externos’ se ve ahora amenazado por los enemigos ‘internos’.

 

El conflicto con Susana Díaz tiene difícil solución

 

El conflicto con Susana Díaz tiene difícil solución. Pedro Sánchez asiste a los continuos escándalos que se están destapando en la gestión de la Junta de Andalucía y no quiere verse en la misma circunstancia que Rajoy con Camps o Matas. El no va a insistir en que Andalucía es un ‘modelo de gestión, no quiere que sea ‘su comunidad valenciana’ a tener del número de imputados que van ya con los Eres, los asuntos de la formación y el recién destapado caso de las subvenciones a autónomos.

La noche electoral de mayo – tras abrirse las urnas municipales y autonómicas –  será el Día D de este nuevo conflicto palaciego en el PSOE. Susana  Díaz lo ha dejado claro en su mensaje directo y con su firma personal: lo importante es apoyar a los candidatos a esos procesos electorales. Y, por tanto, del resultado que se obtenga se decidirá a aplicar el modelo de cirugía seguido con Rubalcaba tras las europeas. Si es malo, camino despejado. Si es bueno, a competir.

La ambición política de Susana Díaz alimentada por los miedos de Chaves y Griñán y espoleada por Felipe González – y presumiblemente Zapatero y Rubalcaba – contra la autonomía demostrada del secretario general estarán ya de forma clara en la dinámica política de los próximos meses, cuando la tregua navideña de paso al campo de batalla.

En un segundo plano quedan, como ya es habitual, los votantes y simpatizantes socialistas que, aunque han visto serios avances en la recuperación del PSOE, asisten ahora a este nuevo episodio de juego de tronos.