EEUU y Cuba reanudan relaciones 50 años después

Estados Unidos y Cuba reanudan relaciones 50 años después de la llegada de Fidel Castro al poder en la Isla y del bloqueo impuesto por la Administración norteamericana. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el mandatario cubano Raúl Castro anunciaron el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambas naciones, aunque persiste todavía el bloqueo económico.

«Hemos acordado restablecimiento de relaciones diplomáticas» con el gobierno de Estados Unidos dijo el presidente de Cuba Raúl Castro, quien agradeció al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, al gobierno de Canadá por «las facilidades creadas para el diálogo de altura entre los dos países» y al Vaticano, «especialmente al papa Francisco» los esfuerzos realizados para poner fin al aislamiento entre dos países que apenas están separados por unos kilómetros de distancia.

Por su parte, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama dijo que pondrá fin a su «posición obsoleta y que ha fracasado durante décadas» hacia Cuba y comenzará a normalizar relaciones. Se trata del cambio más significativo en la política estadounidense hacia Cuba en más de 50 años, dijo Obama. Este histórico acercamiento incluye planes a corto plazo, en unos meses, para abrir una embajada estadounidense en La Habana.

«Yo prometí analizar las relaciones con Cuba al inicio de mi mandado. El cambio es difícil pero hoy estamos haciendo estos cambios porque es lo correcto. Hoy rompemos con las cadenas del pasado», subrayó Obama.

El anuncio se ha producido tras la liberación del subcontratista estadounidense Alan Gross, tras pasar cinco años en prisión en Cuba.

Unas relaciones tras seis años de aislamiento y tensión

El anuncio del restablecimiento de relaciones llega tras seis décadas de tensión y enfrentamientos que alcanzaron su momento culminante en 1962, con la «crisis de los misiles». Una crisis que se inició el 15 de octubre de 1962, cuando aviones espía norteamericanos U-2 detectaron misiles nucleares en Cuba capaces de alcanzar el territorio de los Estados Unidos.

La tensión se prolongó hasta el 28 de octubre. Ese día, el líder soviético, Nikita Kruschev, accedió a desmantelar todos los misiles rusos en Cuba y trasladarlos de vuelta a la Unión Soviética.

En 1964, Fidel Castro envió una carta a Johnson en la que señalaba que la hostilidad entre los dos países vecinos era «innecesaria» y podía eliminarse.