Absueltos los activistas de Greenpeace por el asalto a Cofrentes

Sentencia absolutoria de los 16 activistas de Greenpeace y al fotoperiodista que asaltaron la central nuclear de Cofrentes. El tribunal no les ha considerado responsables de los delitos de desorden público y lesiones que se les imputaba después de que el 15 de febrero de 2011 realizasen una acción de protesta en esta central de la Comunidad Valenciana.

Los activistas, acompañados por un fotoperiodista, irrumpieron en la central y pintaron “Peligro nuclear” sobre una de las torres de refrigeración. La sentencia les ha condenado a pagar una multa de 2.322 euros y a una pena de multa de seis meses por la rotura de la valla y los desperfectos causados en su acción de protesta.

Satisfacción por los activistas liberados y duro golpe “para quienes intentan criminalizar la protesta pacífica”

La sentencia absolutoria ha sido recibida con satisfacción por parte de la organización Greenpeace España. Además de congratularse por la absolución de sus activistas, el grupo ecologista entiende que la sentencia supone un duro golpe a quiens han intentado “criminalizar la protesta pacífica y el activismo ecologista. Demuestra que la protesta en la central nuclear de Cofrentes fue siempre pacífica y que jamás se dañó a nadie”.

La organización ecologista ha querido mostrar también el agradecimiento  a “los miles apoyos que han llegado desde todos los puntos del planeta a los ” a  través de las redes sociales desde que comenzara a instruirse este sumario que con la sentencia cierra su primera parte.

Los 16 activistas se enfrentaban a penas de dos años y ocho meses de prisión y la compañía propietaria de la central nuclear, Iberdrola, reclamaba 360.000 euros de indemnización a los asaltantes. No obstante, la sentencia no es firme y se abre un plazo de diez días para que las partes puedan interponer un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Valencia.