Secuestro con rehenes en una cafetería en Sidney

Secuestro a punta de pistola en un local en el centro de Sidney, Australia. Hay decenas de rehenes.  La policía ha identificado al secuestrador, pero mantiene en el anominato su identidad, aunque se especula que pudiera tratarse de un lobo solitario -un terrosita islámico que actúa por su cuenta- . Cinco personas han logrado escapar de la cafetería. En el enlace se puede ver el momento en que salen del local.

El secuestrador ha hecho llegar sus exigencias a través de un video enviado a los medios de comunicación». La cadena Ten News, uno de los destinatarios del vídeo, ha confirmado la recepción de ese vídeo aunque «a petición de la Policía no las difundiremos», ha explicado en la red social Twitter Hugh Rimington, presentador de la cadena de televisión australiana Ten. «La Policía de Nueva Gales del Sur nos ha pedido a nosotros y a otros que no difundamos las exigencias del hombre armado de la cafetería Lindt. Obedeceremos», ha afirmado el presentador australiano.

La subdirectora de la Policía de Nueva Gales del Sur ha explicado que están negociando con el secuestrador y ha pedido que no se entre en especulaciones. «Hay especulaciones sobre lo que quiere pero tenemos que tratar con él al nivel de la negociación policial. No podemos entrar en especulaciones», ha afirmado.

«Estaremos trabajando durante toda la noche si esta situación continúa e intentaremos llegar a acuerdos mañana pero el mensaje en este momento es que todos deberían seguir como siempre», ha asegurado. «Sabemos que hay personas que están retenidas en el edificio de Martin Place y tenemos constancia de que hay una persona armada en las instalaciones», ha resumido.

La cafetería del secuestro, acordonada

Las autoridades han instado a la población a evitar la zona de Martin Place, donde se encuentra la cafetería, situada cerca de varios bancos y la sede del Banco de la Reserva de Australia (RBA).

Varias personas han sido vistas a través de la cristalera del local con las manos en alto, donde también se ha localizado una bandera negra con una frase en árabe. Por el momento se desconoce si pertenece al Estado Islámico, según los medios locales.

El área ha sido acordonada y hay una amplia presencia policial.

Como respuesta al incidente, el primer ministro australiano, Tony Abbott, ha convocado una reunión de urgencia del Comité de Seguridad Nacional y ha calificado de «profundamente preocupante» la situación, aunque ha subrayado la profesionalidad de las fuerzas de seguridad en su comunicado.

Detenciones de presuntos terroristas

Antes de que se tuviera constancia de este incidente, la Policía australiana arrestó este lunes a un hombre, con domicilio en Sídney, en el marco de una operación para cortar la red de tráfico de capital y combatientes por la que decenas de australianos han viajado a Siria y a Irak para combatir a grupos milicianos islamistas.

Las autoridades no han confirmado si ambos sucesos están relacionados.

El detenido, un varón de 25 años de edad, era objetivo concretamente de una investigación en torno a un presunto ataque terrorista que iba a tener lugar en suelo australaiano, según ha informado a Reuters la Policía Federal Australiana en un comunicado