Gobierno y sindicatos rubrican el nuevo subsidio social. El subsidio para parados de larga duración acordado entrará en vigor a partir de enero de 2015 y se cierra la ventanilla para solicitarlo en abril. Son 426 euros durante seis meses con un seguimiento personal -se supone para orientar y formar al parado- y compatible con la percepción de un salario. Formalmente, es una prórroga del subsidio existente destinado a parados de larga duración, pero con esas significativas modificaciones.

Estas son las credenciales de primer pacto alcanzado por el Gobierno Rajoy en sus tres años de legislatura con las centrales sindicales y que tiene como objetivo aumentar la tasa de cobertura del sistema de protección social, que ha caído veinte puntos desde 2010 y trece desde que comenzó a gobernar Rajoy.

Beneficiarios del nuevo subsidio

Podrán solicititar este nuevo subsidio aquellos parados de larga duración que, al menos lleven más de un año en situación de desempleo, pero por pérdida de su puesto de trabajo, que lleven seis meses sin percibir ninguna prestación y  que tengan un familiar a su cargo como mínimo. Asimismo es requisito para su percepción que los solicitantes no tengan ingresos superiores al 75% del IPREM (unos 480 euros mensuales).

Los empresarios también se beneficirán de este subsidio, ya que si contratan a una persona que se haya acogido al mismo, esos 426 euros se detraerían del sueldo que pagan al trabajador. Es decir, si se contrata a una persona por un salario de 1.000 euros, el empleador pagará la diferencia de restarle los 426 serán pagados por el Servicio Público de Empleo. Será, además, acumulable a todas las bonificaciones a la contratación que ya existen, aunque se fijará un límite.

 La medida dotada con 1.200 euros de presupuesto llegará en torno a 450.000 personas, aunque gobierno y sindicatos estudiarán tres meses antes de que venza si es necesario prorrogarla.