El aparato de IUCM en Madrid se resiste al cambio

Izquierda Unida en la Comunidad de Madrid (IUCM) ha asegurado este domingo que será la organización territorial, y no la dirección federal, quien decida sobre el futuro de sus portavoces en la Asamblea y en el Ayuntamiento, Gregorio Gordo y Ángel Pérez, respectivamente.

 

IUCM desmiente a IU-Federal

 

De esta forma, IUCM ha desmentido que IU-Federal haya pedido el cese de sus portavoces, «y más aún que se les relacione con las tarjetas black de Caja Madrid», según ha defendido la organización madrileña en un comunicado.

Según IUCM, lo que dice la resolución aprobada por la dirección federal es que IUCM debe recoger y reconocer la puesta a disposición de su portavocía de Gregorio Gordo en la Asamblea de Madrid y que, al mismo tiempo, debe dirigirse al grupo municipal del Ayuntamiento de Madrid al objeto de que su portavocía quede también a disposición de la organización.

«Algo que es sustancialmente diferente de una petición de cese de ambos portavoces. Será, por tanto, la organización regional la que decida al respecto», han defendido desde IUCM.

«Malamente se puede exigir nada cuando la parte ejecutiva de la resolución está acordada con la dirección de Madrid, mandatando a poner a disposición determinadas responsabilidades como las portavocías, algo habitual y que forma parte de la cultura política de IUCM, y que deberá sustanciarse en quien tiene las competencias, que son los grupos institucionales correspondientes», ha advertido.

Así, IUCM ha reclamado a «aquellos sectores de la dirección federal que pueden estar molestos con la resolución aprobada» que «dejen de manipular lo aprobado por los órganos y eviten difundir a los medios de comunicación sus propias elucubraciones».

| Noticias, Política |