Los circos mexicanos se quedan sin animales

La Cámara de Diputados ha aprobado este jueves el texto adoptado por el Senado que prohíbe el uso de animales de vida silvestre en circos del país y establece multas de hasta 3.364.000 pesos (más de 182.000 euros) a quien viole la legislación. El texto debe ser ahora promulgado por el Gobierno de Enrique Peña Nieto.

El documento que reforma y adiciona diversas disposiciones de las leyes generales del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente y de Vida Silvestre, fue respaldado con 267 votos a favor, 76 en contra y 40 abstenciones.

La minuta establece en el Artículo 78 de la Ley General de Vida Silvestre la prohibición para que los circos usen animales en sus espectáculos. Asimismo, estipula como infracción la realización de actos que contravengan las disposiciones de conservación de vida silvestre fuera de su hábitat natural establecidas en la ley.

El Artículo 127 plantea que quien cometa dicha infracción deberá pagar una multa de 50 a 50.000 veces el salario mínimo, lo que equivale actualmente a entre 3.364 pesos y hasta 3.364.000.

También se modifica el Artículo 87 Bis 2 de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, para agregar a las facultades del Gobierno federal la expedición y vigilancia del cumplimiento de las normas oficiales que determinen los principios básicos del trato digno y respetuoso a los animales, incluyendo su entrenamiento.

Los estudios certifican que los animales sufren en los circos

El documento explica que diversos estudios científicos han determinado que los animales sufren física y psicológicamente como consecuencia de la vida en los circos, pues son privados de su desarrollo natural y entrenados de manera abusiva y cruel.

Considera que el uso de animales en espectáculos circenses no proporciona ningún valor educativo a los espectadores, ni cumple funciones de conservación de la fauna.

Según precisa el diario ‘Milenio’, los circos con animales silvestres entregarán a la Secretaría de Medio Ambiente una base de datos con el número y características de los ejemplares en su poder, con el fin de que los zoológicos del país puedan seleccionar los especímenes susceptibles de ser integrados a sus colecciones. El resto será entregado a los Centros para la Conservación e Investigación de la Vida Silvestre de la propia Secretaría.

| Naturaleza, Noticias |