Martes 2: La Actualidad en 140 segundos

La actualidad nos lleva hasta la reunión del comite ejecutivo del PP en un intento de Mariano  Rajoy por agarrar el timón de un barco que puede hundirse. La que ya ha naufragado,  Ana Mato, vocal del citado comité no ha acudido a esta reunión en la que el Titanic en el que se está convirtiendo el PP pretende encontrar la manera de luchar contra los icebergs que se está encontrando en el camino a las elecciónes de 2015. Por un lado los casos de corrupción, por otro la recuperación del PSOE y el auge imparable de Podemos y por último pero no menos importante, cómo está la situación con Cataluña tras la consulta ciudadana del pasado 9 de noviembre.

Por segundo año consecutivo el paro registrado ha bajado en el mes de noviembre. En total han sido 14.688 personas menos registradas, con lo que la cifra total de parados se situa en los 4.512.116 . El dato de afiliación media la seguridad social  creció en 5.232 cotizantes, hasta situarse en 16.695.752.  El dato del paro,  que es positivo en sí mismo, lo es también porque noviembre es un mes tradicionalmente malo para el paro, de hecho desde 1996 el paro sólo ha descendido en noviembre en 2013 y 2014. La afiliación a la seguridad social nos indica que el empleo crece y lo hace por primera vez desde que empezó la crisis.

Sigue de actualidad el asunto del hincha del Deportivo de la Coruña muerto en la reyerta del 30 de noviembre en Madrid Río. Las autoridades no se ponen de acuerdo para explicar por qué no se declaró el partido de alto riesgo y no se desplegó un dispositivo de seguridad especial. Según el club y el delegado de gobierno de Galicia se informó tanto a la policía en A Coruña como en Madrid de que un grupo nutrido de los Riazor Blues podía viajar a la capital para ver el partido y de que además podían contar con el apoyo de los Bukaneros. Según Antiviolencia el riesgo se descartó porque los ultras del depor no habían conseguido entrada. Según el director general de la policía se tenía la intuición de que ciertas peñas se podían desplazar a la capital, pero no eran más que sospechas ya que estos grupos suelen alquilar los autobuses para sus desplazamientos fuera de la provincia y así no levantar la liebre y por tanto no se actuó en consecuencia. En resumen, no se depuran responsabilidades.