“Hay que empujar el avión”. Pasajeros a tierra

“Hay que empujar el avión. Pasajeros a tierra”. No se trata de un fake, tampoco es una secuencia de un guión de una peli de humor. Es tan real como la vida misma, y si no pregunténselo a los pasajaros de ese Tupolev de la imagen de la línea Katekavia.

Los pasajeros habían comprado su pasaje a Katekavia, una compañia subsidiaria de la aerolínea Utair, una de las más grandes de Rusia,  y estaban en el aeropuerto de Igarka en la lejana región de Krasnoyarsk. Que hacía frío no hace comentarlo.

Tanto, que el sistema de frenado de la aeronave se había congelado, con temperaturas inferiores a los 53 grados bajo cero. Asi que el avión se quedó clavado y no podia llegar con garantías a la pista de despegue.

El remolcador del aeropuerto no podía tirar del avión, asi que los pasajeros se pusieron manos a la obra y “hoy por tí mañana por mí”. Todos a tierra dispuestos a aparcar a mano al pájaro metálico.El avión en cuestión era un modelo Tupolev 134, con capacidad para transportar a 74 pasajeros. Finalmente pudo despegar y llegó a su destino sin mayor problemas. El movimiento de la arenoave permitió que se descongelara el mecanismo de frenada.

Los pasajeros pudieron dañar el avión

El asunto suena a chiste pero tiene su parte trágica. La oficina del fiscal en esa región de la remota Rusia ha abierto una investigación sobre el asunto, según señala la agencia Interfax,  que ha entrevistado al fiscal y que han sido recogidas por el diario británico ‘The Guardian’.

“Empujaron el avión como si fuera un coche estropeado, lo que está categóricamente prohibido, ya que podrían haber estropeado el exterior del avión, por ejemplo”, han señalado las mismas fuentes.

Esta claro que no siempre “las buenas acciones” tienen su recompensa. Ya ven,  los pasajeros ni pagados ni agradecidos,